Así se consigue que la reforma de una vivienda sea un éxito según construccionesarenasmedina.es

29 de octubre de 2019 (10:45 CET)

La prisa no es buena consejera, y menos aún la precipitación. Por el contrario, se hace fundamental tener paciencia. No puede hacerse todo en uno o dos días, ni siquiera en una semana en la mayor parte de las reformas integrales


El control y la planificación son de los factores que ayudarán a que todo salga según lo ideado, por lo que jamás hay que precipitarse, algo relativamente común por la emoción que supone emprender reformas totales y personalizadas.

Especialmente en los inmuebles con décadas de antigüedad, es fácil que haya muchos problemas derivados de infraestructuras de AFS, de electricidad y muchas otras, tales como el gas o el saneamiento, por lo que los imprevistos pueden surgir cuando menos se espere, a pesar de la mencionada planificación.

Hoy en día, los grupos de rehabilitaciones poseen maquinaria avanzada para la localización y resolución de problemas, pero ello no quiere decir que no puedan escaparse detalles que se localicen in situ o con posterioridad a la primera acometida de la obra.

Es un punto que ha de quedar claro entre el cliente y la empresa encargada de la rehabilitación integral.

A pesar de que pueda parecer obvio, uno de los mejores pasos que pueden darse para empezar con buen pie la obra de reforma, es anotar todo lo que realmente se necesita. El cliente y las personas que convivan con él, deben hacer un repaso por toda la casa, marcando sobre la pared o en un plano dónde desea que se inserten enchufes, dónde conmutadores, dónde desea tomas de agua y qué tipos de grifería necesitan para sus cuartos de baño y cocina.

Así pues, el primer paso ha de correr por cuanta del cliente, que no es otro que tener claro qué quiere, cómo lo quiere y dónde.

En casos en que los clientes saben perfectamente cuáles son sus necesidades hasta en el más pequeño detalle, los operarios se limitarán a cumplir con la planificación. Eso sí, siempre desde la profesionalidad, se darán consejos y se proporcionará información y datos cuando sea inviable la realización de determinadas modificaciones o reformas.

A veces el cliente desea saber aproximadamente cuánto puede costarle la reforma antes de llamar a ninguna empresa. Para ello existen los calculadores online de reformas. Es una opción para todas aquellas personas que permanecen en la duda y no tienen idea del precio que puede costar una reforma parcial o integral. De esta manera, podrán tener una aproximación y saber si su presupuesto alcanza o, por el contrario, no daría ni para modificar superficialmente la cocina.

Otra de las maneras de lograr una buena reforma integral, es por medio de la profesionalidad de la empresa. Ello es obvio, lo que no es tan fácil es hallar a aquellas compañías de rehabilitaciones que estén en condiciones de llamarse profesionales.

Se necesita certificación, también es necesario que los operarios estén validados para ofrecer boletines eléctricos, así como para realizar tramitaciones para la consecución de las correspondientes licencias de obra. En las reformas integrales, es fundamental una petición de licencia a la Administración, que se ocupará de proporcionarla en el plazo estipulado por ley. Lo cierto es que los profesionales de la compañía de reformas, deberán agilizar cuanto antes toda tramitación administrativa. De este modo, todos se ahorrarán problemas.

Otra de las maneras de lograr una buena rehabilitación total, es obtener el presupuesto por partes, o sea, por partidas o por gremios. Así, desde el principio estará claro qué dinero se destina a la electricidad, qué cantidad se destina a las redes de aguas, así como qué cantidades son destinadas a la colocación de suelos o reformas de muros, entre otros servicios.

Con un presupuesto detallado y por parte, el propio inquilino tendrá todo más claro, y también tendrá mayores posibilidades para negociar rebajas, ofertas, etc.

Además, cuando lo que hay que pagar se explica con detalle y por partidas, el usuario se verá en la posibilidad de encontrar por su cuenta los materiales, algo que en ciertos casos es de gran ayuda Las calidades y acabados determinarán en gran parte no solo el presupuesto, sino lo que es más importante, el resultado final. La satisfacción debe ser total por parte del cliente, se trata de una persona que ha comprado una casa de planta baja, de varias plantas, un piso, una oficina, un local, etc.

Cuando se refiere a calidad de los materiales se habla, por ejemplo, de los diferentes suelos existentes, de los revestimientos más propicios para paredes y dormitorios, etc.

En este aspecto, se debe concordar con el equipo de profesionales los materiales de más calidad que por diversas razones los distribuidores pueden ofertar a precios muy interesantes. Es un punto en el cual el interesado puede intervenir, sobre todo cuando sabe a ciencia cierta y sin duda, el dinero que se asigna por partidas.

Evidentemente no todas las reformas integrales son iguales. En algunas se precisa una modificación de la distribución, por lo que se necesitará muy probablemente la actuación de albañiles, expertos en aislamientos, en pladur, etc.

Cuando solo se trata de revestir, pintar y reparar alguna infraestructura, la planificación no deberá ser tan exhaustiva. En este sentido, el usuario puede elegir entre dejarse aconsejar por un interiorista u ocuparse él mismo del tipo de decoración de su hogar.

Como se ha indicado, son varios los gremios que deben integrarse para que las rehabilitaciones se produzcan en las mejores condiciones.

El que los diferentes profesionales asocien sus esfuerzos, será imprescindible; con este precepto, no se darán interrupciones ni tardanzas sin necesidad. Estos problemas son comunes cuando las obras integrales son realizadas por empresas generalistas, las cuales aplican los trabajos por separado, sin aunar los gremios de los distintos especialistas.

Fuente Comunicae

Esta noticia no expresa ningún tipo de opinión de Economía Digital, la cual no es responsable de este contenido.