Avilsa, especialista en taquillas y cabinas sanitarias, expone las claves de un buen vestuario

02 de septiembre de 2019 (18:08 CET)

Avilsa, especialista en taquillas y cabinas sanitarias, expone las claves de un buen vestuario

El vestuario de una instalación deportiva, de un balneario o de un centro laboral, educativo u hospitalario es uno de los espacios funcionales más importantes de dichos entornos. Por esa razón, la higiene, la pulcritud en la limpieza de las cabinas sanitarias y de las duchas, el confort del mobiliario, la calidad de los materiales constructivos y la seguridad de las taquillas son algunos de los aspectos que los usuarios tienen en cuenta a la hora de valorar positivamente un negocio


Avilsa, empresa experta en la construcción de taquillas y cabinas sanitarias, considera "indispensable" proporcionar un vestuario "funcional, higiénico, confortable y capaz de garantizar un entorno seguro y saludable". De esta forma, es más sencillo ganarse la confianza y satisfacción de clientes y usuarios de gimnasios, instalaciones deportivas, centros sanitarios, escolares o laborales.

Para aumentar la limpieza y salubridad y evitar la proliferación de focos bacterianos en estas áreas es muy importante elegir un mobiliario construido con materiales capaces de resistir las altas temperaturas y la humedad del ambiente. Parte de ese equipamiento son las taquillas de vestuarios, las cabinas sanitarias de separación y las duchas, espacios comunitarios que deben cumplir las normas mínimas de salud e higiene exigidas por la Unión Europea.

Para ello, Avilsa señala que es fundamental apostar por la instalación de cabinas sanitarias y taquillas fenólicas, fabricadas con laminados revestidos de materiales duros y pulidos que no se estropean y que son capaces de absorber la humedad, resistir el calor extremo y plantar cara a las bacterias. "Es la mejor manera de proteger cualquier vestuario de agentes externos. Son las opciones más seguras e higiénicas para entornos especialmente sensibles y antisépticos, que es el caso de los hospitales", anotan desde esta empresa.

Además, el laminado fenólico es hidrófugo, repele todo tipo de microorganismos y ofrece una serie de ventajas, tales como la amplia gama de diseños disponible, la fácil instalación y limpieza, la ausencia de mantenimiento y el bajo coste. "Son numerosos los profesionales y particulares que apuestan cada día por este material", subrayan desde Avilsa. El motivo, aclaran, tiene que ver con la limpieza: "Cuando utilizamos un vestuario buscamos la mayor pulcritud posible y este material la ofrece". A ello hay que sumar otros factores no tan orientados al cliente o usuario final, sino vinculados al bolsillo: "No requiere mantenimiento y el coste es reducido, tanto a la hora de comprarlo como de instalarlo".

Fuente Comunicae

Esta noticia no expresa ningún tipo de opinión de Economía Digital, la cual no es responsable de este contenido.