Protección Legal del Paciente ofrece consejos a personas mayores para evitar accidentes al caminar

02 de septiembre de 2019 (18:07 CET)

Con el paso de los años, la posibilidad de caer ya no es un simple contratiempo. Las consecuencias de esta caída empeoran con la edad, especialmente si ocurren fuera del hogar. Se puede decir que muchas ciudades y entornos urbanos no se corresponden con el concepto de "ciudades amigas"


Por esta razón, se encuentran ciudades que ya no están destinadas a los peatones y especialmente a los ancianos: grandes avenidas, pocas intersecciones, pasarelas muy altas, etc. Hoy en día, más y más ciudades se están construyendo o reconstruyendo teniendo en cuenta a los peatones y su accesibilidad, y cuando estpo courre es dificil determinar la responsabilidad civil para seolicitar una indemnicación porel accidente, por lo tanto es importante no llegar a este punto.

Muchas personas mayores pueden sentirse perdidas, el control ambiental está abandonado y es difícil de manejar de manera adecuada y segura. Esta inseguridad puede manifestarse en caídas inesperadas en caminos no destinados a las personas mayores. Para evitar estas situaciones ofrecen unos rápidos consejos para evitar accidentes al caminar por la calle

Desde Protección Legal del paciente, ofrecen interesantes recomendaciones para prevenir las caídas sobre la acera.

Es importante prestar especial atención al cruzar la calle. Prestar atención a los cruces peatonales y a lo que indican los semáforos y otras señales de tráfico.

Nunca cruzar por la mitad de la carretera, sino sólo por pasos de peatones.

No cruzar hasta que todos los vehículos se hayan detenido por completo.

Es importante al cruzar, hacerlo tranquilo y seguro. Siempre hay que caminar con cuidado, controlar los movimientos y pensar en lo que está haciendo. Pasos firmes y seguros.

Todos los demás conductores deben ser conscientes de las restricciones de la edad. Si se cruza el paso de peatones, se debe hacer por la zona más alejada de los coches.

Es importante al realizar paseos por la calle o por la acera, utilizar zapatos o zapatillas deportivas cómodas y seguras. Tomar lo que se pueda mover con calma y no comprometer la estabilidad.

Tratar de seguir los caminos de la familia. Crear rutas seguras y hacerlas todos los días. De esta manera, se pueden conocer los riesgos y las zonas de seguridad.

No tratar de acelerar cuando aparezca el peligro de cambio de color del semáforo o de perder el transporte público. Calcular el tiempo para cruzar y prestar atención a los límites físicos. Si se pierde el autobús, otro enseguida vendrá.

Usar bastón ortopédico si se tiene dificultad para caminar y tener especial cuidado con las aceras resbaladizas por la lluvia, especialmente cuando comienza a llover.

Importante recordar que si se cruza una calle, se debe hacer inmediatamente después de que el semáforo se haya puesto en verde para los peatones, y nunca se debe comenzar a cruzar la calle si el semáforo ya está en color ámbar o intermitentemente verde. Es una buena idea esperar en los cruces peatonales cuando otras personas están cerca.

Si se camina por arcenes o caminos cercanos a carreteras o calles, se debe hacer siempre en la orientación frontal a la circulación, sin ocupar nunca la calle y con la ropa bien visible.

Fuente Comunicae

Esta noticia no expresa ningún tipo de opinión de Economía Digital, la cual no es responsable de este contenido.