Conmoción en Galicia tras la muerte de Rosalía Mera

stop

Falleció hacia las 20.30 horas en el Hospital San Rafael, donde llegó su exmarido, Amancio Ortega

Rosalía Mera

15 de agosto de 2013 (22:07 CET)

Rosalía Mera, cofundadora de Inditex, ha fallecido este jueves en el hospital privado San Rafael, en su ciudad natal, en A Coruña. Tenía 69 años. La presidenta de la Fundación Paideia Galiza, su gran proyecto en el ámbito social, sufrió un derrame cerebral el miércoles, mientras disfrutaba de unos días de vacaciones en Menorca en compañía de su hija Sandra.

Este jueves, hacia las 12 del mediodía, un avión-ambulancia despegó desde territorio insular hacia el aeropuerto de Alvedro, donde aterrizó en torno a las 16 horas. Ingresó poco después en el centro privado de San Rafael, a donde llegó en una ambulancia medicalizada del 061. Se encontraba en estado crítico. Los familiares pidieron que se respetara su privacidad. Horas después, fallecía en la ciudad que la vio crecer desde sus orígenes humildes en el barrio de Monte Alto, hasta convertirse en la mujer más rica de España.

Ortega acudió al hospital

El dueño de Inditex, Amancio Ortega, llegó a las instalaciones hospitalarias sobre las 20 horas. Se conocieron en La Maja, una refinada casa de modas, y comenzaron a construir el imperio, primero a través de GOA, el proyecto textil que compartían con el hermano de Ortega y que utilizaba como enseña las iniciales del nombre de Ortega, Amancio Ortega Gaona. Después llegó Zara, el germen de la multinacional.

Conmoción entre los empresarios

Mera, empresaria y diplomada en Magisterio, deja atrás la tercera fortuna de España, estimada en 6.100 millones de dólares --unos 4.600 millones de euros--. La noticia de su estado de salud, su traslado apresurado a su ciudad natal, impactó en el empresariado de A Coruña y también en el gallego.

El recientemente elegido presidente de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), José Manuel Fernández Alvariño, expresó su reconocimiento a una persona “de la que hay que destacar no solo su figura empresarial, sino su compromiso en temas sociales”.

Sobre el sentimiento de los empresarios gallegos tras conocer el estado de salud de Mera, ha destacado que están “impactados” y que todos destacan su “vitalidad”. “Desde la CEG emitiremos un comunicado para reconocer su persona y desearle una pronta recuperación”, manifestó antes del fallecimiento de la presidenta de Paideia.

Rica cercana


También llegaron mensajes de ánimo desde la ciudadanía. La fama de millonaria ‘atípica’ de Rosalía Mera se forjó en las calles de A Coruña confundiéndose entre la gente, yendo al cine o acudiendo a la taberna de Os Beles al que se suele ir de noche para tomar una copa, cantar y bailar. Mera era cliente habitual.

Los que la conocían desde que trabajaba en La Maja, una refinada casa de modas donde se encontró con el que sería su marido durante 20 años, Amancio Ortega, dicen que nunca perdió su proximidad, la humildad de una chica de barrio de una ciudad pequeña. Y en estos cimientos, desde sus inicios como costurera a los 11 años, se forjó su representación como mujer hecha a sí misma, de rica cercana y de persona discreta que le han agradecido sus conciudadanos inundando de mensajes de pésame y apoyo a la familia las redes sociales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad