60 minutos para premiar a 119 empresas

stop

DÍA DE LA CAMBRA

Cristina Farrés

El presidente de la Cambra de Comerç, Miquel Valls, con el conseller Mena y los miembros del comité ejecutivo de la institución. CF
El presidente de la Cambra de Comerç, Miquel Valls, con el conseller Mena y los miembros del comité ejecutivo de la institución. CF

23 de octubre de 2012 (23:02 CET)

La agenda del presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Miquel Valls, es apretada. Las elecciones catalanas están a la vuelta de la esquina y la actividad de la institución no cesa, pero este martes ha hecho un paréntesis para reconocer la trayectoria de 116 compañías que han soplado velas este 2012.

La sala noble de la Casa Llotja de Mar, sede de la institución, se ha llenado de caras desconocidas de empresarios de todas las demarcaciones y sus familias, la mayoría con la cámara en mano para inmortalizar el momento.

Un reconocimiento a los 50, 75, 100, 125, 150 y 175 años de actividad.

Preocupación económica

Tras la entrega de premios, una copa de "cava catalán", tal y como ha recordado la presentadora del acto. Pero los comentarios en clave política han terminado aquí. En los corros en el patio del edificio histórico, donde se ha servido la bebida, las conversaciones han ido en otro sentido: "¿Cómo vamos a sobrevivir 50 años más?", preguntaba uno de los empresarios.

"Es muy difícil llegar a celebrar un aniversario. Estamos sumidos en una profunda crisis, las empresas tienen que afrontar cambios generacionales y nos tenemos que enfrontar cada día a una competencia feroz que no quiere resultados, quiere cuota de mercado", ha afirmado el presidente del Grupo Soteras, Santiago Soteras, en su discurso de agradecimiento. Él mismo ha dado las claves del éxito de cualquier negocio en el momento actual: "Imaginación, innovación y capacidad de exportación".

Valls también ha rehuido los comentarios políticos en su intervención. Ha hablado de la necesidad de fomentar la emprendedoría alegando que "el futuro de nuestro tejido empresarial y de nuestra economía depende de que las nuevas generaciones tengan un espíritu dinámico y una buena formación".

Puntualidad

El reconocimiento empresarial no se ha extendido más allá de los 60 minutos protocolarios previstos. Incluso el conseller d'Empresa i Ocupació, Francesc Xavier Mena, ha sido muy conciso en una intervención de clausura en la que ha dado ánimos a los empresarios para superar las adversidades. "Como decimos los catalanes, quien tropieza y no se cae avanza dos pasos", ha sentenciado en una de sus tradicionales citas.

Y es que la entrega de premios a las pymes catalanas tenía dos rivales importantes: Tim Cook presentaba en California las novedades de Apple mientras los empresarios salían al escenario (los smartphones han estado presentes) y el Barça se enfrentaba al Celtic Glasgow en el Camp Nou poco después.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad