Adeslas mitiga el impacto de la caída del consumo en las cuentas de Agbar

stop

JUNTA DE ACCIONISTAS

28 de junio de 2011 (15:55 CET)

Bajo la atenta mirada de Isidro Fainé, el presidente de La Caixa, que ha arañado tiempo para una de sus participadas, a pesar de la inminente salida a bolsa de Caixabank --que este viernes sustituirá a Criteria en el mercado continuo--, y que se ha sentado a menos de un metro del atril desde el que se han dirigido a los accionistas el presidente y el director financiero de Agbar (Aguas de Barcelona), Àngel Simón y Josep Bagué.

Así ha transcurrido una plácida junta de accionistas en la que Agbar ha presumido de solvencia y eficiencia financiera ante sus inversores, a pesar del castigo que ha supuesto el tercer año de caída del consumo del agua (-2% en Catalunya, -0,3% en España) para su negocio recurrente.

El hólding catalán --lo componen más de 130 empresas especializadas en la gestión del agua-- ha ingresado 1.956 millones de euros durante 2010, un 3% más, y ha incrementado su Ebitda el 12,9%, señal inequívoca para Simón de que “Agbar es eficiente”. “Y queremos seguir siéndolo”, ha asegurado. El objetivo es incrementar al 18% el Ebitda a finales de 2011. Simón ha explicado a los accionistas que el consejo de administración quiere continuar reduciendo la deuda de Agbar, que ahora alcanza un ratio de apenas 2,5 veces el Ebitda.

La mejora en el capítulo de ingresos, sin embargo, no es achacable a la evolución del negocio recurrente de Agbar. A este 3% de más han contribuido notablemente las plusvalías originadas por la venta de la aseguradora Adeslas a Criteria, que generó una caja extra neta de algo más de 382 millones de euros.

Por otro lado, según ha reconocido Bagué, la venta de tecnología y el asesoramiento eleva ya su participación al 11% de los ingresos. “Esperamos crecer hasta el 25% el próximo año”, revela el director financiero. El negocio exterior y los vientos favorables al cruce del euro con otras divisas con las que factura Agbar también han contribuido a la mejora de los ingresos.

Ni un solo voto en contra

La gestión de Simón y de su equipo ha recibido el espaldarazo unánime de sus accionistas. En los 13 puntos sometidos a votación, Miquel Roca, secretario del consejo, no ha contado ni un solo voto en contra, tan siquiera ni una abstención.

Desde Fainé hasta un inversor con 600 títulos --el menor que ha participado en la junta--, los accionistas han escuchado una presentación en la que Simón se ha mostrado seguro y durante la que ha desgranado el goteo de nuevas adjudicaciones. El éxito de la OPA de exclusión del mercado del 10% del capital, así como la adquisición de la Torre Agbar han sido las operaciones más destacadas por Bagué en su turno.

Este año los accionistas percibirán un dividendo de 0,66 euros por acción que se pagará el próximo 1 de julio, por otro lado Simón ha recordado que Agbar sigue abierta a incrementar la autocartera, en un claro guiño a los pequeños inversores con ganas de vender.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad