Adolfo Domínguez cierra otras 12 tiendas en España y Portugal

stop

La textil continúa con el proceso de ajuste para corregir un balance negativo de 24,1 millones

Imagen de archivo de Adolfo Domínguez durante una junta de accionistas | Rosa Veiga (EFE)

21 de julio de 2013 (14:51 CET)

Adolfo Domínguez se acerca al medio centenar de establecimientos cerrados en España desde 2012. El grupo gallego de distribución de moda ha echado el cierre en 12 tiendas repartidas por España y Portugal durante el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2013-2014, que se suman a los 39 puntos de venta clausurados a lo largo del pasado año.

En concreto, los cierres han afectado a cinco tiendas propias o en gestión directa de la compañía y a otras siete en régimen de franquicia, debido a problemas de crédito o rentabilidad para los franquiciados.

El ajuste en la red de ventas ya había sido anunciado por el grupo y toda hace indicar que continuará desarrollándose en el mercado doméstico. El propio Domínguez reconoció en la junta de accionistas celebrada en julio –que tenía como objetivo delegar en el consejo de administración la facultad de ampliar el capital social de la empresa durante un plazo de cinco años para favorecer la entrada de nuevos socios-- que la empresa está en pleno proceso de “racionalización” de su red en el Estado. “Se ha decidido proceder a la revisión y, en su caso, al cierre de aquellos establecimientos no estratégicos, en los que no se prevea generar ebitda positivo en el corto y medio plazo”, explicó.

La esperanza del mercado exterior

Tras acumular ejercicios en rojo, el plan de mejora de Adolfo Domínguez pasa por recortar tiendas en pérdidas, principalmente en España y Portugal, e impulsar el mercado exterior. Así, la compañía ha inaugurado tres tiendas en franquicia en México en este periodo y cerrado una que será reemplazada con una nueva apertura en septiembre. En Japón, ha cerrado un establecimiento en Tokio que será sustituido también por otro en Ginza tras el verano. Estos dos mercados, ganaron enorme importancia en la facturación de la compañía durante 2012.

Precisamente, los beneficios de la internacionalización de la empresa son uno de los síntomas positivos que reflejó su balance de resultados. Las ventas fuera de España y Portugal representaron el año pasado un 36,7%, lo que reportó a la compañía el 28,1% de sus ingresos debido al modelo de franquicia empleado en la expansión exterior. El dato, supuso un incremento del 13,8% respecto a 2011.

La firma gallega también ha inaugurado cuatro tiendas en franquicia en China, Singapur y Venezuela, mientras cerró seis puntos de venta en franquicia en Brasil, Guatemala y Francia.

Amortigua la caída

En el primer trimestre de su ejercicio fiscal, Adolfo Domínguez ha logrado corregir su caída libre. Sin salir de los números rojos, redujo un 21,6% las pérdidas registradas en el mismo periodo de 2012. Pasó de los 3,2 millones del ejercicio precedente, a los 2,5 millones en el actual.

El resultado operativo (Ebitda) mejoró en 1,1 millones de euros entre el 1 de marzo-31 de mayo de 2013 respecto a las mismas fechas del año anterior, si bien sigue en cifras negativas, al pasar de unas pérdidas de 4 millones a otras de 2,9 millones.

Las ventas también cayeron un 14,2% respecta al año anterior, hasta 25,4 millones. El comienzo de temporada "extremadamente frío y lluvioso" tuvo un impacto negativo en los compradores.

Recortes en España

Todo hace indicar que la empresa seguirá reduciendo tiendas en el Estado. En el último ejercicio, contaba con un total de 430 establecimientos, frente a los 469 de los que disponía en 2011.

Estos puntos de venta se reparten en 343 tiendas propias (367 un año antes) y 87 franquiciadas, la mayoría corners en El Corte Inglés. A estos datos hay que restar ahora los establecimientos suprimidos durante el primer trimestre de su ejercicio fiscal y la inauguración de un nuevo corner en uno de los centros de la empresa que preside Isidoro Álvarez, El Corte Inglés.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad