Agbar ya vive en la Zona Franca de Barcelona

stop

La plantilla de la compañía que lidera Ángel Simón ocupa cinco de las ocho plantas de la nueva sede

La Torre Agbar se ha convertido en uno de los iconos de Barcelona y pronto será un hotel / EFE

en Barcelona, 15 de julio de 2015 (17:05 CET)

Aguas de Barcelona (Agbar) está de mudanza. La compañía, capitaneada por Ángel Simón, cambia de sede y se traslada a la Zona Franca de la capital catalana de alquiler. Su nueva casa está ahora, concretamente, en el paseo de la Zona Franca número 48, según revela ya el Registro Mercantil.

Además, tal y como apuntan fuentes próximas a la compañía, de las ocho plantas de la nueva sede, ya hay cinco plenamente ocupadas. En la Torre Agbar trabajaban unas 700 personas. El traslado se está haciendo de forma progresiva. Y se espera que en septiembre la mudanza quede resuelta. Así, al menos, lo avanzó el propio Simón a principios de este año.

La compañía abandona su mítica sede. La torre Agbar se ha convertido en un icono más de la ciudad de Barcelona y, ahora, está previsto que se convierta un hotel de lujo si la moratoria de la nueva alcaldesa, Ada Colau, lo permite.

Buscando la ubicación perfecta

Sin embargo, Agbar ha explicado que esta nueva sede será temporal. El grupo pretende instalarse en otro edificio que contribuya a la singularidad arquitectónica de Barcleona, pero hasta que dé con esa ubicación permanecerá en la Zona Franca.

El fondo Emin Capital es el nuevo dueño de la Torre Agbar. Su plan es transformarla en un hotel del grupo Hyatt. La inversión fue 150 millones de euros.

Proyectos en 'stand by' con la llegada de Colau

Sin embargo, los planes de Emin Capital han recibido un duro revés con el cambio político producido en el consistorio tras el pasado 24M. Los inversores y parte del sector hotelero está a la greña con Colau tras anunciar la suspensión de las licencias hoteleras durante un año.

Esta moratoria, que podría revisarse, afecta a importantes proyectos como el previsto en la Torre Agbar así como un nuevo Four Seasons en el edificio del Deutsche Bank. La industria turística teme que esta suspensión frene la inversión hotelera en la ciudad y lo que ello implica a nivel de puestos de trabajo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad