Aguas de Barcelona ultima un ajuste de personal en la Comunitat Valenciana y Extremadura

stop

La compañía negocia con los sindicatos la salida de un 10% de los trabajadores ante una bajada de los ingresos

Ángel Simón, presidente de Agbar

21 de noviembre de 2012 (20:35 CET)

La firma Aquagest Levante, del grupo Aguas de Barcelona (Agbar), está negociando con los representantes sindicales un ajuste de plantilla en la Comunitat Valenciana --Valencia y Alicante-- así como en Extremadura. La compañía ha propuesto inicialmente el despido del 10% de los 1.200 trabajadores con los que cuenta en ambas provincias, aunque fuentes cercanas apuntan a que el ajuste podría reducirse a 60 empleados.

Pero, tras dos reuniones con la dirección, los sindicatos insisten en que la cifra de los afectados sigue invariable a falta de un tercer encuentro este jueves. Apuntan a que el recorte de personal se engloba en un plan de reestructuración de Aguas de Barcelona que se centra en lo que denominan “zona centro” del mercado español y que afecta principalmente a estas dos autonomías, según el secretario del Comité de Empresa, Juan Ramón Motoso.

Beneficios en 2011

Los trabajadores se quejan de que las cifras de Aguas de Barcelona no justifican la necesidad de estos ajustes, porque en 2011 los ingresos de explotación ascendieron a 1.959 millones con una ganancias netas de 225,1 millones de euros. “No entendemos las salidas ni los recortes de personal ya que la empresa ha aumentado los beneficios”, explica Motoso. Además, lamentan que las tarifas del agua, lejos de disminuir en favor del ciudadano, han aumentado.

Con todo, los sindicatos insisten en que aunque la gestión del agua en las provincias de Valencia y Alicante está en manos de Aguas de Barcelona, la titularidad de los servicios es de los ayuntamientos. Por ello, exigen a las administraciones valencianas y alicantinas que la reducción de costes derivados de los despidos repercuta en una reducción de las tarifas.

Descenso de los ingresos


A pesar del repunte de las ganancias experimentado en el último año, fuentes cercanas a la empresa catalana aseguran que se ha producido una caída de los ingresos este año y que eso ha sido lo que ha desencadenado este plan de adelgazamiento. Los últimos meses, Aguas de Barcelona ha sufrido varios varapalos. A la pérdida del contrato del suministro de agua del área metropolitana de Valencia, se le ha sumado también el de la privatización de Aigües Ter Llobregat (ATLL) , que finalmente se ha adjudicado Acciona.

Aún así, de producirse finalmente la salida de 120 trabajadores, como inicialmente ha propuesto Aguas de Barcelona, el ahorro medio apenas rondaría los 120.000 euros. Ese es el cálculo que hacen los sindicatos, teniendo en cuenta que la media de los salarios ronda los 1.000 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad