Al cirujano Javier de Benito se le hunde el negocio español y lo exporta fuera

stop

BELLEZA

Javier de Benito

07 de mayo de 2011 (23:24 CET)

En un momento en el que la primera solución recetada a todas las empresas que quieren salir del pozo es la internacionalización, el mediático doctor Javier De Benito ha anunciado a Economia Digital que abrirá centros de cirugía estética en Rusia, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos antes de que acabe el año. “El 98% de la operación ya está cerrada, sólo queda negociar algunos números con los socios locales”, ha explicado el cirujano plástico. Y es que para la nueva aventura empresarial de De Benito no ha contado con sus socio en España, USP Hospitales.

“En Madrid y Marbella el instituto ya visita y veremos cómo abrimos clínicas, pero con la crisis todo va más lento”. Fuentes del grupo sanitario desmienten al doctor y niegan que la operación esté en stand by. Eso sí, a la vez reconocen que “no existe ningún plan de inversión ni calendario” para la expansión. Destacan que en ambas ciudades USP ya tiene en marcha departamentos de estética en los hospitales del grupo y deben valorar “con mucha cautela” la rentabilidad del proyecto.

Y es que el mercado español no es el más idóneo para invertir en este sector, puesto que muchas clínicas han tenido que cerrar por la caída de clientes. El mismo De Benito reconoce que ha sufrido en carne propia las consecuencias de la crisis. En primer lugar, comenta que han pasado de un promedio de 120 visitas semanales a unas 70, aunque de estas primeras consultas ahora acaban pasando por el quirófano un 70% de los clientes frente al 60% de antes de la caída del consumo.

Asimismo, asegura que la mayoría de pacientes optan “por cirugías menos agresivas”. El doctor afirma que detrás hay un motivo económico que va más allá del coste de la intervención: “La gente no quiere pedir la baja para hacerse una operación estética por miedo a que le despidan”. Su clínica también ha perdido una parte importante del pastel de la estética: las clientas más jóvenes. “Ya casi no hacemos aumentos de mamas o liposucciones, en estos casos prima el precio por delante de la calidad”. Con todo, De Benito afirma que continúa a flote en Barcelona “porque el 70% de clientes viene de toda España y el 20% restante son extranjeras”.

Operar en Barcelona


El cambio de estrategia empresarial “no afectará al día a día del Instituto Javier De Benito en Barcelona”. Comenta que continuará operando en la capital catalana y se trasladará a los nuevos centros “de vez en cuando, aún no tengo muy claro la frecuencia” para controlar que funcionan correctamente.

A pesar de los rumores que han surgido en este sentido, el cirujano niega que esté a punto de cerrar el centro instalado en la Clínica Dexeus por las pérdidas económicas que acumula. “Hay muchas envidias en el mundo de la cirugía estética. En Navidad me llamaron varias personas para interesarse por mi estado de salud porqué había corrido el rumor de que sufrí un accidente de coche. Estaba en mi casa”. Ni niega ni reconoce los números rojos que se le atribuyen.

Lo que sí admite es que después de dos años de separación, finalmente se ha divorciado de su mujer. Muchos la consideran la artífice de la enorme popularidad de De Benito, ya que ejercía de relaciones públicas y le aseguraba una cartera de clientes importante en Madrid y Marbella: sus amigas. “Tenemos muy buena relación”, dice el médico.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad