Alemania exige a Volkswagen un plan urgente para atajar el escándalo de las emisiones

stop

Las autoridades solicitan un informe para el próximo 7 de octubre

La imagen de Volkswagen, dañada / EFE

27 de septiembre de 2015 (11:17 CET)

Las autoridades alemanas han exigido a Volkswagen que presente para el 7 de octubre un calendario para subsanar la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en sus vehículos, a riesgo de que pierdan si no la homologación.

El periódico alemán "Bild am Sonntag" publica hoy que la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA) ha enviado una carta al departamento legal del fabricante de automóviles para que avance cómo va a resolver la cuestión.

El mayor constructor de vehículos del mundo debe presentar un "plan temporal y de medidas vinculantes" para que todos sus vehículos en Alemania cumplan con los límites legales de emisiones de gases contaminantes sin necesidad de ningún software que altere los datos.

La BKA añade que de no cumplirse con lo requerido en el escrito, todos los vehículos afectados podrían perder su homologación, con lo que no podrían circular ni ser comercializados.

El periódico alemán publica asimismo que el proveedor Bosch ya alertó por escrito a Volkswagen en 2007 de que el software que manipula las emisiones de gases contaminantes, elaborado por ellos, era solamente para pruebas y no para su uso continuado en carretera, lo cual sería "ilegal".

Volkswagen ha reconocido que montó en once millones de vehículos un programa que identifica cuando el turismo está siendo sometido a una prueba para que el motor emita menos gases contaminantes y cumpla con los límites de las autoridades medioambientales.

De esos once millones, cinco son de la marca Volkswagen (el resto de otras marcas del grupo) y unos 2,8 millones fueron vendidos en Alemania.

El grupo anunció ayer que prevé reparar en breve y de forma gratuita esta manipulación en todos los vehículos afectados, unos modelos diésel comercializados a lo largo de varios años en múltiples países.

El escándalo, que se desveló el viernes de la semana pasada, le ha costado ya su puesto al presidente del grupo Volkswagen, Martin Winterkorn, que ha sido sustituido por Matthias Müller, el hasta ahora presidente de Porsche, una de las marcas del constructor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad