Alemania golpea a Volkswagen con una decisión que desmantela su plan de revisiones

stop

Soria espera el plan de VW en dos semanas

Matthias Müller, nuevo presidente del grupo Volkswagen

en Barcelona, 15 de octubre de 2015 (21:00 CET)

Volkswagen ha chocado contra un muro en su propio feudo. El gobierno de Angela Merkel ha rechazado el plan del gigante alemán para solucionar el escándalo de los motores manipulados, que dejaba elegir a los clientes si querían que las emisiones de sus coches fueran corregidas. Así, VW se ha visto obligado a rehacer su plan y llamar a revisión a todos los vehículos afectados no sólo en Alemania, sino los 8,5 millones en toda Europa, lo que amenaza seriamente el plazo de un año que se había marcado la firma.

Alemania no acepta que llevar el coche al taller para resolver el exceso de emisiones sea voluntario y este jueves ha anunciado que obligará al grupo a arreglar cada uno de los 2,4 millones de vehículos con los motores diésel afectados en el país. Las emisiones excesivas de óxido de nitrógeno (NOx) no cumplen con las normativas, por lo que el ejecutivo federal no está dispuesto a permitir que estos más de dos millones de coches estén circulando contaminando más de la cuenta.

El 'toque' de Alemania

La Oficina Federal de Vehículos a Motor (BKA) ha enviado este mismo jueves a Volkswagen "una comunicación legalmente vinculante" para que se resuelvan las sobreemisiones en "el 100%" de los modelos afectados, ha explicado Alexander Dobrindt, ministro alemán de Transporte.

Dobrindt ha matizado que los vehículos afectados en Alemania finalmente son 2,4 millones, y no los 2,8 millones que se comunicó oficialmente –los 400.000 de diferencia ya no están en circulación, al menos en Alemania– y ha añadido que la solución será distinta en función de los modelos y los motores. Entre las cuatro marcas del grupo (VW, Audi, Seat y Skoda), hay más de 30 modelos afectados con tres motorizaciones diésel: de 1.2, 1.6 y 2 litros.

¿Más de un año?

El rechazo a su plan inicial ha supuesto un duro revés para el gigante automovilístico alemán, que este mismo jueves por la tarde ha informado, mediante un comunicado, que llamará a revisión a todos los coches afectados en Europa. Este hecho podría dar al traste con los planes de VW de realizar todas las reparaciones entre enero y diciembre de 2016.

Aunque finalmente deberán pasar por el taller más coches de los que inicialmente preveía, el grupo no ha comunicado todavía oficialmente si necesitará más tiempo. Sin embargo, hace unos días el presidente del grupo en EEUU, Michael Horn, admitió que se podían necesitar dos años para reparar todos los coches. Y VW, en su comunicado de este jueves, recuerda que las revisiones empezarán en enero pero no concreta en qué plazo se realizarán.

Las modificaciones en los motores diésel para rebajar las emisiones de NOx hasta niveles acordes a la normativa deberán realizarse de forma gratuita y sin que implique una pérdida de potencia. Volkswagen explicó que en muchos coches la solución será una simple modificación del software pero admitió que para muchos otros, la modificación sería mucho más compleja.

Soria espera el plan de VW en dos semanas

Mientras Volkswagen reformula su plan para adaptarlo a las exigencias alemanas, se espera que presente su estrategia para España este mismo mes, según el compromiso del grupo con el ministro de Industria, José Manuel Soria. Hasta que no reciba el plan, el ministerio no valorará oficialmente las soluciones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad