Amancio Ortega retira la tutela a la empresa de su yerno, el jinete Sergio Álvarez

stop

REVOCACIÓN

Marta Ortega y el jinete Sergio Álvarez

en A Coruña, 04 de noviembre de 2015 (21:34 CET)

Los lazos entre Sergio Álvarez Moya y la que fuera su familia política se siguen rompiendo. Tras su separación de Marta, la hija menor de Amancio Ortega, el joven jinete ha tenido que hacer cambios en lo personal, pero también en lo profesional. Ahora, tras la marcha de Jaime Carro Merchán, hombre de confianza de Ortega que ejercía como apoderado, se queda solo al frente de su empresa.

Álvarez Moya Horses, SL., de la que Sergio es administrador y accionista único, tiene por objeto "la compraventa, cría y reproducción y venta de semen de animales de raza equina, así como su entrenamiento, preparación y participación en competiciones deportivas". La creó junto con su hermano Julio César en 2005, que abandonó la sociedad en 2011, sólo dos meses antes de que trasladase su sede desde Madrid a Larín, en Arteixo, concretamente al complejo hípico de la familia Ortega: Casas Novas.

Bajo la supervisión de Ortega

Todo esto sucedía en los meses previos al enlace entre Sergio Álvarez y Marta Ortega. Siete meses después, en agosto de 2012, el entorno d e Inditex decidió designar a Jaime Carro Merchán, una persona de la máxima confianza de la familia, como apoderado de la firma del joven asturiano.

Carro Merchán, además de ser uno de los principales ejecutivos de Pontegadea, el brazo inversor de la familia Ortega, también ejerce de apoderado de diversas sociedades patrimoniales de la familia. Hasta el pasado 28 de octubre, tal y como recoge el Boletín Oficial del Registro Mercantil en su edición de este miércoles, también lo era de Álvarez Moya Horses SL.

Tras su marcha, Sergio Álvarez tendrá que tomar en solitario las riendas de la compañía. Ya no podrá contar con Pontegadea para elaborar y presentar las cuentas, como venía haciendo en los últimos años. Los caballos ya no los tiene en Larín y posiblemente esté buscando una nueva sede social para la empresa. Cada vez son menos los lazos que le unen con Galicia y menos también la influencia que su suegro tiene sobre su negociado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad