Ana Botín da la cara en su primer 'investor day' en medio de un severo ajuste bursátil

stop

LA EXPOSICIÓN EN BRASIL, EN EL PUNTO DE MIRA

La presidenta de Banco Santander, Ana Patricia Botín.

desde Madrid, 23 de septiembre de 2015 (09:54 CET)

Con una cotización por debajo de los 5 euros, tras un retroceso superior al 25% en 2015 de del 40% desde los casi 8 euros que marcó en septiembre de 2014, acude Ana Patricia Botín a Londres para dar la cara por el Banco Santander en su primer 'investor day' como presidenta de la entidad.

En el selecto foro medirán todas y cada una de las palabras que Botín pronuncie sobre los tres asuntos más espinosos que están detrás de este notable deterioro bursátil, como son la exposición del banco en Brasil tras la entrada en recesión de la mayor economía sudamericana, la situación en España que no acaba de enderezarse, y en la que tendrá que ofrecer algún dato sobre la evolución de la Cuenta 1 2 3,  y esas nuevas exigencias de capital que el Banco Central Europeo (BCE) podría estar planteándose.

Ajuste en Brasil

En el caso de Brasil, que acaba de perder el rating de grado de inversión, el Santander está metido de lleno en reducir costes en 2.000 millones de euros hasta 2016, 500 millones por encima de la primera estimación realizada por el consejero delegado, José Antonio Álvarez.

Ante este panorama, Botín ha respondido ante los inversores con la previsión de situar el dividendo en efectivo entre el 30% y el 40% en 2018, y para esa misma fecha elevar el beneficio por acción para alcanzar tasas de crecimiento de doble dígito.

Asimismo, la presidenta del Santander confía en alcanzar un capital 'fully loaded' del 11% en 2018 y, además, generar ese capital de forma orgánica. También dejó el objetivo de alcanzar 18,5 millones de clientes fidelizados en 2018 y extender este crecimiento a 30 millones en el área digital.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad