Anticorrupción investigaba los pagarés de Nueva Rumasa desde hace un año

stop

La fiscalía abrió diligencias en marzo de 2010 por las emisiones de deudas entre particulares ante las sospechas de estafa

25 de febrero de 2011 (16:23 CET)

Nueva Rumasa está en el foco de la fiscalía anticorrupción desde hace un año. En marzo de 2010 abrió una investigación para saber la fiabilidad económica de los pagarés vendidos entre particulares ante la sospecha de estafa u otros potenciales delitos. De hecho, llegó a solicitar ayuda a la policía para averiguar el destino del dinero de cerca de 5.000 inversores.

Desde el grupo controlado por la familia Ruíz-Mateo aseguran que usaron la emisión de deuda para adquirir siete compañías, entre ellas Quesería Mallorquina, y cinco hoteles en las islas Canarias y las Baleares. Una versión que la justicia no ve con buenos ojos, ya que sospecha que el dinero ha sido desviado hacia otros fines.

Cabe recordar que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya advirtió a los inversores de Nueva Rumasa que la emisión de deuda se hacía sin ningún aval que garantizara su devolución con los intereses que los Ruíz-Mateo anunciaban.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad