ATLL presume de inversiones y de pactos de colaboración sin firmar

stop

La concesionaria asegura que destinará casi un millón de euros a investigación en un plan que inició el año pasado que aún no ha implementado

14 de abril de 2014 (20:25 CET)

Aigües Ter Llobregat (ATLL) saca pecho del plan de innovación, desarrollo e investigación que la gestora dirigida por Acciona tiene vigente en Catalunya hasta 2017. Los portavoces de la compañía indican que se invertirán 800.000 euros en los próximos ejercicios en varios proyectos. La iniciativa se puso en marcha en 2013, pero aún no se ha implementado, indican fuentes cercanas a la sociedad. Tachan de “baladí” los importes que se han ejecutado hasta la fecha.

El primer trabajo que se ha encargado es la redacción de un informe para optimizar el sistema de remineralización del agua que se trata en la desalinizadora de El Prat del Llobregat (BCN). Este documento aún está en una fase inicial, señalan las mismas fuentes.

Acuerdos de colaboración

La gestora también reivindica los convenios de colaboración que “está trabajando” con varios organismos con los que quiere pactar líneas de investigación en distintos ámbitos. ATLL hace referencia a tres instituciones: la Universidad de Barcelona (UB), el Consell Superior d'Investigacions Científiques (Csic) y el Centre Tecnològic de l'Aigua (CETaqua). Fuentes de los organismos afirman que nadie de la compañía se ha puesto en contacto con ellos.

“Es uno de los planes que tienen en mente”, matizan los portavoces de la gestora.

Litigio

El grupo dirigido por Acciona milimetra las inversiones en las aguas catalanas. El proceso judicial que está en marcha para decidir si el proceso de adjudicación está bien hecho o no ha retrasado la mayor parte de las mejoras previstas inicialmente en ATLL.

Acciona podría salir de la propiedad si, finalmente, la justicia ratifica las primeras sentencias sobre el proceso. En ellas, se ha interpretado que modificó las condiciones de la concesión y que se tendría que descartar del proceso de adjudicación. El origen del litigio está en el pulso que mantiene con su rival en el concurso, Aguas de Barcelona (Agbar).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad