Barcelona amenaza el liderazgo del puerto de Valencia con su nueva terminal de contenedores

stop

La Comunitat ve peligrar su hegemonía al retrasarse las dos futuras terminales por falta de financiación

Puerto de Valencia

18 de octubre de 2012 (21:22 CET)

En el pulso histórico que Valencia y Barcelona mantienen por el liderazgo portuario en el Mediterráneo, que por ahora se inclina a favor del primero, hay que añadir un nuevo capítulo que puede cambiar ese equilibrio de fuerzas. Barcelona cuenta con una nueva terminal de contenedores, bautizada como BEST (Barcelona Europe South Terminal), que amenaza la hegemonía de Valencia a medio plazo. Para ello Barcelona se ha aliado con Hutchison, el primer operador mundial de contenedores.

Valencia supera ampliamente a Barcelona en el tráfico de contenedores, a la luz de las últimas estadísticas de Puertos del Estado. De enero a agosto, Valencia había movido casi tres millones de Teus (contenedores de 20 pies) mientras que Barcelona sólo 1,2 millones. La diferencia es apreciable. Pero esta distancia puede variar porque Barcelona ha dado un gran paso al inaugurar una nueva terminal construida por Tercat, filial del grupo chino Hutchison, con una inversión de 300 millones de euros en la primera fase.

La terminal, que funcionaba en pruebas desde julio, persigue captar parte del tráfico entre Asia y el norte de Europa que ahora se canaliza por el estrecho de Gibraltar. En la primera fase, BEST podrá manipular hasta 2,65 millones de Teus, con gran parte de sus procesos automatizados, lo que mejorará su productividad. A ello habría que añadir que Barcelona será el único puerto español conectado con la red europea de ferrocarril en ancho internacional.

Ampliación norte

La puesta en marcha de esta terminal, que necesitará de otros 300 millones de euros a partir de 2013, es una clara inversión de futuro. Desbancar a Valencia en el liderazgo de contenedores será posible si la ampliación norte de este último puerto se retrasa ante la falta de financiación para ejecutarla. Esa ampliación, por la que suspiran las empresas locales, incluye una terminal de cruceros, que ya se prepara con la construcción de dos de los cuatro atraques previstos, y dos terminales de contenedores, que podrían reducirse a solo una.

Fuentes de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) sostienen que ahora están centrados en la prospección del mercado, en sondear a posibles operadores privados interesados en invertir. "Lo importante es que ya disponemos de los muelles de abrigo para poder construir", añaden. El escenario idóneo sería que la financiación de esas dos terminales de contenedores fuese privada o mixta, tal como se contempla en el plan de la ampliación. Las mismas fuentes recuerdan que la terminal de Marítima Valenciana se acogió al modelo público-privado.

"Hay mercado para todos"


En el puerto de Valencia, sin embargo, no se engañan sobre la actual situación. Ven muy difícil que de momento haya capital privado para la ampliación norte, lo que compromete que todo el proyecto esté ejecutado en 2017 ó 2018, tal como se especuló inicialmente. La capacidad del puerto pasaría de 4,9 millones a 10 millones de TEUs al año.

Las mismas fuentes de la APV no temen una pérdida de competitividad respecto a Barcelona, sobre todo por el hecho de que Madrid ha escogido preferentemente a Valencia como puerto de salida para sus mercancías. "Hay mercado para todos", agregan.

La mitad del tráfico de contenedores que se mueven en Valencia es de tránsito, es decir, la mercancía procedente sobre todo de Asia se suele embarcar en buques más pequeños para desviarla a puertos del sur de Francia, Italia y el norte de África. La APV destaca la importancia de este tráfico que se complementa con el de import/export.

Tercer carril


Otro factor que añade incertidumbre al futuro del puerto de Valencia es la indefinición del Gobierno en ejecutar el tercer carril ferroviario como una alternativa urgente al Corredor Mediterráneo. La ministra de Fomento, Ana Pastor, se comprometió en abril a que esa obra estuviese terminada para Valencia en 2015 y para Alicante en 2016, pero entre los empresarios existen dudas de que se cumplan los plazos por los ecortes en inversiones.

Ese tercer carril permitirá la conexión de ambos puertos en ancho europeo, lo que evitará que los trenes tengan que hacer transbordo en la frontera con Francia. La patronal autonómica Cierval, la Cámara de Comercio de Valencia y la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) han urgido al Gobierno a ejecutar esta infraestructura sin olvidar el Corredor Mediterráneo. Los empresarios están seguros de que la salida de las mercancías en ancho europeo ferroviario reforzará el comercio exterior de la Comunitat Valenciana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad