BBVA 'pasa' de sus trabajadores y de la informática

stop

CONFLICTO LABORAL

Los trabajadores protestan ante la sede del BBVA en Barcelona

12 de diciembre de 2011 (19:22 CET)

Los trabajadores del BBVA se han concentrado en distintos territorios catalanes para exigir que el banco que preside Francisco González atienda sus sugerencias para resolver los problemas técnicos que ocasiona, de forma persistente, el sistema informático que se implantó hace más de un año.

Decenas de empleados se han concentrado este lunes ante la sede catalana del banco (en la plaza Catalunya de Barcelona) para explicar a los clientes las deficiencias del servicio que presta el BBVA. “No son responsabilidad de los trabajadores”, según ha explicado a Economía Digital el representante de CCOO, Toni Capell.

La plataforma global que gestiona ahora el BBVA acarrea graves problemas a los usuarios y a la plantilla de la entidad vasca; los cajeros automáticos se averían, el banco virtual funciona con gran lentitud, la apertura de cuentas causa grandes retrasos y se forman largas colas de espera en las oficinas, según denuncia el sindicato. Son errores que obligan a los trabajadores a hacer horas extra “para resolver el caos que se crea en beneficio de los clientes”, subraya Capell.

Las repercusiones de las deficiencias informáticas se han prolongado en el tiempo ante la falta de iniciativa por parte del BBVA . “Nos dirigimos por escrito a la entidad hace un año pero no han querido atender nuestras sugerencias. Hemos propuesto soluciones que no se han atendido”, en palabras de Capell.

Sistema 'Contigo'


El BBVA lanzó la plataforma Contigo con el objetivo de cubrir las necesidades de los clientes que se encontraban a medio camino entre el banco on line y el tradicional. La entidad invierte al año 1.500 millones de euros en tecnología para mejorar sus servicios.

Sin embargo y aunque los trabajadores entienden que existe un periodo de adaptación cuando se implanta un nuevo sistema en una empresa del nivel de BBVA, ven “excesivo que 12 meses después las deficiencias persistan”, insiste Capell.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad