BBVA 'salva' el polígono industrial de Ikea en Sabadell

stop

González paga 25 millones de euros a proveedores como Copcisa o Constructora Calaf para que Vantoureix sea viable

El nuevo establecimiento Ikea se encuentra en el polígono de Sant Pau de Riu-Sec

01 de septiembre de 2013 (20:43 CET)

La promotora que explota el polígono industrial donde se ubica la famosa tienda de muebles Ikea en Sabadell (Barcelona), Vantoureix, ha superado con éxito el concurso de acreedores. BBVA ha tenido un papel muy importante en el convenio aprobado este verano, aseguran fuentes jurídicas.

El banco liderado por Francisco Gozález ha cobrado los casi 80 millones de euros del pasivo reconocidos en el concurso en especies. Anida, su filial inmobiliaria, es ahora propietaria de unos terrenos a medio explotar al lado del centro comercial. Además, ha pagado 25 millones de euros a proveedores de Vantoureix.

Problemas de liquidez de los proveedores

La propuesta de convenio presentada por Josep Oriol Ripoll, letrado del bufete Addvante, pasaba porque el banco asumiera las facturas pendientes de pago a grupos como Constructora Calaf o Copcisa. Estas compañías se encargaron de construir el polígono industrial de Sant Pau de Riu-Sec (el nombre que recibe el terreno).

Los mismos interlocutores reconocen que ha habido presiones en el proceso para que el plan llegara a buen puerto. Aseguran que si BBVA no se hubiera hecho cargo de la deuda a los proveedores, las constructoras tendrían problemas de liquidez.

Copcisa

Copcisa, por ejemplo, ha cobrado 10,5 millones de euros tras firmar el acuerdo, confirman desde la empresa. Fuentes cercanas a los gestores de la promotora aseguran que este capital era clave para aprobar su refinanciación, un crédito sindicado por valor de 85 millones de euros firmado a principios de agosto. Desde la constructora de Terrassa (Barcelona) desvinculan ambas operaciones. Aseguran que han sido paralelas.

Aún tienen pendiente de cobro otros siete millones de euros de Vantoureix, el importe total de las retenciones por certificaciones de obras. Este capital tiene garantías de cobro cuando lleguen los vencimientos en los próximos meses.

Crédito de Unnim

BBVA se vio implicado en la insolvencia de Vantoureix --solicitó el concurso voluntario en enero de este año con un pasivo de 114 millones de euros-- por un crédito que heredó de Unnim.

El convenio firmado le otorga unos terrenos comerciales colindantes al centro actual en los que ya se han puesto las bases para levantar una nueva infraestructura. Su principal atractivo son las tiendas que tiene alrededor, desde el famoso establecimiento de muebles sueco al grupo francés Leroy Merlin, además de otros locales ocupados por grupos como Conforama o Mercadona. El centro comercial también cuenta con una zona de restauración.

Anida ya tiene demanda para instalarse en sus terrenos, aseguran los mismos interlocutores conocedores del acuerdo. El precio actual es poco atractivo, por lo que podría esperar para mejorar las plusvalías.

Banc Sabadell


El pacto firmado en el Juzgado de lo Mercantil 8 de Barcelona, encabezado por Marta Cervera Martínez, también cuenta con la rubrica de Banc Sabadell. La entidad presidida por Josep Oliu tiene pendiente de cobro un préstamo de unos 25 millones de euros más intereses que Vantoureix pagará íntegro en los próximos meses.

Los terrenos que garantizan el pago de las cuotas son menos atractivos, ya que se trata de suelo industrial pendiente de explotar.

El plan inicial de Vantoureix era desarrollar un parque empresarial con una zona comercial, aunque la coyuntura económica sólo permitió construir la segunda parte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad