Bruselas quiere llevar el ‘made in’ a las etiquetas

stop

La Unión Europea pretende que en 2015 los productos que se venden en el territorio dejen claro el país de producción

18 de abril de 2014 (19:55 CET)

La Unión Europea ultima la futura norma que obligará a todos los productores indicar en las etiquetas el país de origen. Bruselas asegura que la especificación del país de producción ofrece más transparencia a los consumidores.

El Parlamento Europeo ha dado el primer paso para la aprobación de la norma. La intención inicial es que la medida entre en vigor en 2015, por lo que el trámite burocrático no deja demasiado margen para que la iniciativa salga a la luz.

Los fabricantes podrán elegir entre el made in the EU u otro redactado en el que se identifique el país. Si la producción se ha llevado a cabo en varios estados miembros, la etiqueta deberá especificar el país en el que se modificó el bien por última vez o en el que se realizó la mayor parte de su fabricación.

Hasta ahora, la especificación del país de origen no era un requisito obligatorio sino opcional.

Reticencias

El cambio legislativo ha levantado ampollas entre los productores. La industria critica los costes adicionales y las cargas que supondrá la adaptación al nuevo etiquetaje. También dudan de la efectividad de la medida y si, realmente, aportará más confianza a los consumidores.

Si la norma entra en vigor, será de obligado cumplimiento para todas las empresa que vendan en la Unión Europea. En principio, se podrán librar del etiquetaje los alimentos y medicamentos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad