Cacaolat cierra la planta de Zaragoza, ahogada por los 'números rojos'

stop

La fábrica Lechera Utebo se ha quedado obsoleta respecto a la nueva de Santa Coloma de Gramenet

27 de septiembre de 2013 (17:43 CET)

La fábrica de Cacaolat en Zaragoza baja la persiana. Así lo ha confirmado la firma este viernes a los 47 trabajadores. La planta Lechera de Utebo, antigua Sali, ha estado trabajando el último año por debajo de su capacidad.

Esta factoría puede procesar más de 90 millones de litros de leche y se ha producido menos del 7% en 2012, según ha detallado la compañía. Y a ello se une, además, las “considerables pérdidas” que acumulaba antes de pasar a manos de Damm y Cobega, nuevos propietarios de Cacaolat.

Varios factores


"A pesar de haber mostrado una leve recuperación en los últimos meses, la pérdida de clientes a raíz del largo proceso concursal y la actual crisis generalizada en el sector lácteo, fuerzan a tomar medidas drásticas", ha subrayado la compañía.

La factoría de Utebo se había quedado obsoleta respecto a las nuevas instalaciones de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona). “La nueva planta tiene muchas posibilidades y se espera que, con ella, Cacaolat vuelva a obtener el mercado que tenía”, insisten.

Abandono

Las instalaciones de Zaragoza, mientras, languidecían poco a poco. “Los anteriores propietarios –la familia Rumasa-- no habían hecho inversiones ni habían impulsado la actividad y se arrastraban unas cuentas negativas importantes”, matizan fuentes próximas a la firma.

Aunque el cierre no es inminente, la dirección ya ha comunicado a la plantilla que dará comienzo a las negociaciones con el personal que se ha visto afectado para en un mes parar la producción definitivamente.

Cuando Damm y Cobega se quedaron con Cacaolat, la planta de Zaragoza había aceptado un expediente de regulación de empleo (ERE). “Es una pena, pero se intentó tirar adelante y no fue posible. Si no se optaba por el cierre se jugaba también la viabilidad de la planta catalana, concluyen las mismas fuentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad