Caprabo da marcha atrás al ERE

stop

La empresa cede ante los sindicatos y subirá el sueldo a los trabajadores a partir de este mes

Caprabo tiene la mayoría de supermercados en Catalunya

07 de febrero de 2013 (20:21 CET)

En el tira y afloja entre la dirección de Caprabo y los sindicatos, el primer round lo han ganado estos últimos. La compañía ha decidido dar marcha atrás al expediente de regulación de empleo (ERE) que planteaba la salida de 400 trabajadores del grupo en Catalunya, Madrid y Guadalajara.

Y no sólo eso. Capabro ha pasado de querer bajar los sueldos hasta un 20%, en el peor de los casos, a aplicar a partir de este febrero la subida salarial que refleja el convenio y que supone un 1% para las categorías más bajas y el 0,6% para los dependientes y cargos superiores.

“Eran las condiciones que exigíamos para sentarnos a la mesa a negociar”, según apuntan fuentes de CCOO de Caprabo. Con el objetivo de acercar posturas, la compañía ha decidido bajar el suflé a su propuesta inicial.

La empresa da la callada por respuesta

La dirección de Caprabo no ha querido entrar a valorar las informaciones que han avanzado los sindicatos “hasta que el proceso de negociación esté cerrado”. De momento, se prevé que se se vuelvan a reunir el próximo 13 de febrero para llegar a un acuerdo definitivo.

Pero la caída de las ventas obligarán a reducir los costes y a tomar medidas de gran calado. Sólo en 2012 la facturación ha descendido un 6%, cerca de 1.400 millones de euros, y se prevé que el golpe al cierre de este año sea más duro, hasta un 13%.

Más exigencias

Con la rectificación de la compañía, los trabajadores no se conformarán con evitar los despidos, sino que irán más allá. “Intentaremos que la rebaja salarial sólo se produzca en aquellos trabajadores que cobran más de 25.000 euros brutos al año, que no se cambien los horarios y que los trabajadores que tengan que trasladarse a otros centros mantengan sus condiciones actuales”, detalla la secretaria general de CCOO de Caprabo de Barcelona, Mari Carmen Blanco.

Aunque hay 15 días para negociar, de no llegarse a un acuerdo la dirección de Caprabo podría volver a la propuesta del ERE. “No sabemos cómo acabará pero esperamos que las reubicaciones no sean a centros muy lejanos para invitar a que la gente se vaya”, subraya Blanco.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad