Una gasolinera  de Caprabo.

Caprabo relanza sus gasolineras

stop

La cadena de supermercados Caprabo registra su nueva marca de estaciones de servicio e inaugura una nueva gasolinera

Barcelona, 30 de marzo de 2018 (04:55 CET)

El retorno de Caprabo al negocio de las gasolineras avanza más lento de lo esperado, pero se prepara para tomar impulso. La filial catalana de Eroski lanzó en 2016 un proyecto para disponer de diez estaciones en dos años. Los plazos no se cumplieron, pues hoy sólo tiene dos, pero el plan se prepara para vivir un nuevo acelerón.

Hasta ahora comercializadas bajo el simple nombre de Caprabo, la imagen de los establecimientos va a cambiar. Según ha podido saber Economía Digital, la cadena de supermercados registró a comienzos de marzo la marca Caprabo Oil 24 horas. Fuentes de la empresa confirmaron que va a erigirse como la enseña de la división.

Además, la semana pasada inauguró su segunda gasolinera tras la abierta en mayo de 2016 en El Vendrell (Tarragona). Fue en Girona, junto a la tienda de 1.800 metros cuadrados que se ubica en la calle Pedret. En los próximos meses están previstas más aperturas por el territorio catalán.

Caprabo prevé invertir cuatro millones en la división de gasolineras

Sin embargo, las mismas voces admiten el retraso frente a las previsiones iniciales. "No hemos abandonado el proyecto, simplemente el plan avanza con un plazo más amplio del esperado", explican. La inversión destinada a la expansión de la nueva línea de negocio es de 4 millones de euros.

Por el momento no se ha gastado debido a problemas "con los procesos administrativos" tanto a nivel interno como con las instituciones. Uno de los principales obstáculos fue encontrar las localizaciones adecuadas, cercanas a supermercados, en las que poder explotar las gasolineras.

La segunda aventura en el negocio de las gasolineras

El lanzamiento de Caprabo Oil en 2016 es el segundo asalto de Caprabo al sector. Diez años antes, la compañía se deshizo de su red de gasolineras por 32,2 millones al venderlas al operador italiano Saras Energía. Afectó a un total de 37 establecimientos repartidos sobre todo por Cataluña y la Comunidad Valenciana.

La transacción respondió a un plan de la empresa catalana de desinvertir en activos no estratégicos en el que también se desprendió de al menos once hipermercados. Ahora, bajo la propiedad de Eroski, la estrategia ha variado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad