Carceller recurre a fondos en Delaware y Caimán para desbancar a Fernández de Sousa

stop

Silicon Metals Holding, que emergió en el capital de la multinacional una semana antes del preconcurso, tiene un 5% y puede alterar el reparto de fuerzas en el accionariado

Demetrio Carceller Arce, presidente de Damm y Pescanova | EFE

11 de junio de 2013 (21:05 CET)

Si nada parecía improvisado en la crisis de Pescanova precipitada por su presidente hasta que fue apartado del cargo por el juez que lleva el concurso de acreedores, mucho menos lo son los actores que ahora se van sumando al reparto de esta guerra. Los accionistas rebeldes, liderados por José Carceller, hermano del presidente de Damm, aseguran contar con el apoyo de un fondo con base de operaciones en Nueva York, pero cuya propiedad se pierde en paraísos fiscales de primer orden: Delaware e Islas Camián.

Se trata de Silicon Metals Holding, que, como avanzó Economía Digital, emergió en el accionariado de Pescanova días antes de la presentación del preconcurso, y ahora se revela clave en las intenciones de los accionistas disconformes con la gestión de Manuel Fernández de Sousa-Faro, ya que sumarían un 20,3% del capital de Pescanova y les permite, dicen, solicitar una junta general extraordinaria al juez que lleva el concurso.

Ganar tiempo

Fuentes de los accionistas disconformes (Damm, Iberfomento y Luxempart, a los que se suma la entusiasta crítica del joven Yago Méndez Pascual, hijo del ex director general de la extinta Caixa Galicia) advierten que ya han solicitado al juez la celebración de la junta, cuando desde el propio consejo de Pescanova explican que, legalmente, hace falta solo un 5% del capital para instar a la celebración de la asamblea.

Simple ardid para ganar tiempo a la espera de la auditoría forense de KPMG, de la que podría derivarse la inhabilitación del presidente, como interpretan algunos consejeros, lo cierto es que el apoyo de Silicon Metals es sin duda relevante para las aspiraciones de los accionistas críticos. Así, Fernández de Sousa (7,5%) tendría enfrente a la cervecera Damm (6,2%), el fondo belga Luxempart (5,837%), Iberfomento (3,39%) y el citado fondo que opera en paraísos fiscales (5%).

La irrupción de Silicon Metals

Como si del preludio de una tormenta accionarial se tratase, Silicon Metals Holding notificó el 18 de febrero, diez días antes de que Pescanova aprobase acogerse al preconcurso, que controlaba un 5% del capital de la compañía pesquera, y también hizo lo propio el que ahora es otro accionista significativo, Capital Research and Management Company, con otro 3,4%. Ese mismo día, otro consejero, Alfonso Paz Andrade, también reveló que procedía a la venta de 75.000 acciones de la compañía a un precio de 16,6 euros, reduciendo su participación al 3,5% del capital.

Silicon Metals Holding es una sociedad gestionada por fondos de inversión domiciliados en Nueva York, pero cuya propiedad se reparte por varios paraísos fiscales y plazas off shore, de tributación blanda o nula. De hecho, según los registros de la CNMV, Silicon Metals está participada mayoritariamente por la firma Pangaea One, domiciliada en el estado norteamericano de Delaware, que controla un 42,9% del accionista significativo de Pescanova. El 57% restante se reparte entre otros tres fondos de similar denominación, pero con variantes nominales, domiciliados entre las Islas Caimán y otra vez Delaware, según los mismos registros. En concreto, un 45,8% radica en Caimán, según los datos depositados en la autoridad bursátil.

Cuando procedió a notificar su posición, Silicon Metals Holding también reveló que alcanzó el 5% en el capital de Pescanova en la última ampliación de capital impulsada por la compañía, que se cerró en agosto del año pasado. Entre otros accionistas, a esa ampliación acudieron tanto Carcelller y Luxempart como el presidente, Manuel Fernández de Sousa, y Alfonso Paz Andrade. Es decir, el fondo norteamericano es accionista de Pescanova desde mediados del año pasado, pero no lo desveló, como era su obligación, hasta que estalló la crisis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad