Catalunya incrementa su déficit comercial en su balanza exterior

stop

RECESIÓN

Imagen aérea del puerto de Barcelona

26 de marzo de 2013 (23:35 CET)

Las empresas catalanas han hecho un gran esfuerzo en los últimos años. Y las exportaciones no han dejado de crecer, como recordaban los profesores del Colectivo Wilson, de carácter soberanista, en el reciente acto que protagonizaron en el Cercle d'Economia. Pero esas exportaciones se han visto prejudicadas por la atonía que vive la zona euro, los principales clientes de Catalunya.

La paradoja es que Catalunya, una economía muy abierta, que se acerca al 70%, necesita también importar muchos productos para elaborar los que acaba exportando. En el caso de que Catalunya fuera independiente ese factor podría ser muy perjudicial, siempre que, de forma paralela, y producto de la separación de España, perdiera el mercado interno español.

Esa circunstancia está por ver, porque un posible boicot comercial no podría ser eterno, como constataron los profesores Modest Guinjoan y Xavier Cuadras en su libro Sense Espanya. Pero es un factor que no se suele tener en cuenta. Catalunya tiene un déficit comercial externo, que compensa con un superávit comercial interno.

Los límites de la austeridad

Los datos del ICEX del mes de enero corroboran esa tendencia, pero la acentúan porque países como Francia o Alemania, lejos de actuar de locomotoras, están sufriendo también los límites de las políticas de austeridad, que desincentivan sus demandas internas.

En enero de 2013, las exportaciones catalanas de mercancías registraron un valor total de 4.523 millones de euros, con un aumento del 1,77% respecto al mismo mes de 2012. Esas ventas al exterior de Catalunya, en enero, representan el 25,30% del total exportado por España, y han contribuido en un 0,47% al crecimiento de las exportaciones del conjunto de España, que han crecido en total un 7,86%.

En cambio, las importaciones han crecido en ese intervalo en un 5,80%, y se sitúan en 5.608 millones de euros. Las compras al exterior de Catalunya representan el 26,23% del total de las realizadas por el conjunto de España.

El déficit comercial, por tanto, ha crecido un 26,76% interanual y se sitúa en 1.084 millones de euros.

Cae el mercado francés


¿Qué es lo que está pasando? Todo es bastante lógico, porque los mejores socios comerciales de Catalunya están paralizados. Las exportaciones a Francia, con una cuota del 17,08%, han registrado una caída del 11,97%, mientras que las ventas a Alemania, el 11,83% del total, han crecido, pero sólo un 1,12%.

El esfuerzo exportador, no obstante, se ha centrado en países que están fuera del euro. En Reino Unido han crecido un 22,89%, y en la República Checa un 41,58%. Eso es destacable, porque demuestra que las empresas catalanas son competitivas, a pesar de un sobrevalorado euro.

Las importaciones se han hecho, principalmente, de países de la Unión Europea y de la zona euro, que han crecido entre enero de 2013 y enero de 2012 un 4,55%.

La química, la estrella

¿Y qué vende Catalunya? Los mejores comportamientos del mes de enero han correspondido a las ventas al exterior de productos químicos y alimentos. Los químicos suponen el 28,15% del total de la exportación, con un crecimiento del valor de sus ventas de un 12,15%. Dentro de ese sector destaca con fuerza el aumento de los medicamentos, con un aumento del 31,55%.

Esta es la realidad, por ahora, de las empresas catalanas, ahogadas por la falta de demanda interna en España, y por la recesión que, ahora sí, comienza a atenazar a toda la zona euro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad