CatalunyaCaixa acepta la dimisión de Casado

stop

El consejo de administración aprueba convertir en un banco a la entidad de ahorros para cumplir con las nuevas exigencias de 'core capital' del Ministerio

15 de febrero de 2011 (20:49 CET)

El consejo de administración de CatalunyaCaixa ha aprobado iniciar el proceso para reforzar su capitalización, mediante la creación de un banco, con el objeto de preservar su modelo de negocio de banca minorista. El vicepresidente primero de CatalunyaCaixa, Manel Rosell, asumirá las funciones de presidente, tras la renuncia de Fernando Casado, quien “ha iniciado un nuevo proyecto profesional desvinculándose de la entidad”, según una nota difundida por la entidad. Manel Rosell es empresario, ex presidente de Caixa Manresa y de la Cámara de Comercio de Manresa.

El ya ex presidente Fernando Casado ha presentado su dimisión después de impulsar “un proceso de adecuación al nuevo entorno regulatorio”. Casado asumió la presidencia a petición de todas las cajas integrantes de CatalunyaCaixa -Catalunya, Tarragona y Manresa-. El objetivo era dotar a la presidencia con un perfil técnico y no político, rasgo que encarnaba el anterior presidente Narcís Serra.

Ante el consejo de administración que debatía su dimisión, Casado ha recordado que llegó “a esta entidad para ayudar”. “La realidad -ha continuado- es que ha resultado ser una presidencia más corta de lo que se preveía porque han surgido novedades en el entorno que, desde mi punto de vista, modifican las necesidades de gobierno corporativo”. Por ello, “con la misma voluntad de ayuda que me llevó a asumir el proyecto, hoy presento mi dimisión para dar paso a una nueva fase. Quiero resaltar que en ningún caso la decisión tiene relación con mi retribución”.

La tercera en 'bancarizarse'

La creación de un banco en el seno de CatalunyaCaixa se enmarca, según ha hecho público la entidad, en el nuevo entorno contable regulatorio mundial, conocido como Basilea III, y los recientes cambios anunciados por el Ministerio de Economía y Hacienda, que exigen un proceso de capitalización para aumentar los niveles de solvencia que afectan a todas las entidades del sistema financiero español, según ha informado la caja de ahorros en un comunicado.

CatalunyaCaixa es la tercera caja catalana que adopta esta estrategia. La Caixa y Unnim abrieron la senda hace unas semanas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad