Cementos Molins dispara sus inversiones pero fuera de España

stop

La construcción no repunta

Xavier Alegret

Directivos de Cementos Molins, con el consejero delegado, Julio Rodríguez, y el vicepresidente, Juan Molins Amat, en el centro
Directivos de Cementos Molins, con el consejero delegado, Julio Rodríguez, y el vicepresidente, Juan Molins Amat, en el centro

en Barcelona, 02 de julio de 2015 (18:27 CET)

El mercado del cemento en España está empezando a repuntar pero todavía está en cifras de hace treinta años. Por eso, el foco de crecimiento está fuera. Así lo ve la compañía catalana Cementos Molins, que tiene previsto realizar este año 127 millones de euros en inversiones, 3,5 veces más que los 36 millones del 2014. Solo 10 de estos 127 millones se destinarán a España. El resto, a Latinoamérica y, en menor medida, África y Asia.

Por primera vez desde 2007, el consumo de cemento creció el año pasado en España, aunque tan solo un 1%. La previsión para este año es que la subida sea del 10% pero la demanda todavía quedará muy por debajo de la capacidad de producción instalada en el Estado –de unos 44 millones de toneladas, por menos de 12 millones de consumo-.

Latinoamérica, el foco de crecimiento

Ante esta situación, Cementos Molins está centrando sus esfuerzos de inversión en Latinoamérica, especialmente en México, Bolivia y Argentina. En total, la compañía española y sus participadas invertirán 302 millones, pero Molins solo deberá afrontar 127, ya que en algunos países, como los citados, participa en empresas locales con otros socios que deben afrontar su parte de la inversión.

En México, las sociedades participadas por el holding de la familia Molins invertirán unos 100 millones de euros (33 de los cuales irán a cargo de la cementera española) en una nueva línea de producción en la planta de Veracruz, así como en la compra de terrenos y una nueva nave. En la sociedad boliviana, en la que Molins también participa en un 33%, la inversión total será de 85 millones para la construcción de una nueva fábrica de cemento. En Argentina, Cementos Avellaneda, participada al 51% por Molins, invertirá 69 millones.

Las inversiones también se incrementan en Uruguay, donde se doblan hasta los 12 millones de euros, en Túnez, dónde pasan de 6 a 15 millones, y en Bangladesh, de 3 a 11 millones.

Tomando riesgos

En algunos de estos países, Cementos Molins se ha visto expuesto a algunos riesgos, como el hecho de no poder sacar el dinero que genera en Argentina o el posible impacto del reciente atentado terrorista en Túnez. A pesar de su malestar por estas situaciones, en la cementera tienen claro que el futuro pasa por asumir ese riesgo e invertir en dichos países.

"Nuestro objetivo continúa siendo crecer fuera y exportar. Si queremos recuperar el negocio que teníamos, tenemos que hacerlo así, apostando y tomando riesgos", ha argumentado este miércoles Juan Molins, vicepresidente de la compañía, quien recientemente ha cedido el cargo de consejero delegado en favor de Julio Rodríguez, exdirectivo de Schneider Electric que, desde este pasado 1 de julio, es el primer consejero delegado de la cementera ajeno a la familia Molins.

Rodríguez ha llegado a la empresa ya con la misma mentalidad que su predecesor, la de continuar la expansión en el extranjero: "Si algo debemos hacer es continuar con el plan de crecimiento. Con nuevas ideas, nuevas inversiones, ya veremos donde, pero con el plan de crecimiento".

Mejores resultados en 2015

La mejora del consumo de cemento a nivel mundial hace ser optimistas a los responsables de Cementos Molins. De hecho, el primer trimestre de 2015 ganó 15 millones de euros, un 132% más que en el mismo periodo del año pasado, y este jueves avanzaron que el segundo trimestre también fue muy bueno. No esperan que este nivel de crecimiento se mantenga el segundo semestre pero sí prevén mejorar notablemente el resultado de 30,8 millones de 2014 y abandonar, por fin, las pérdidas en España.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad