CEOE promueve un Icex privado

stop

La gran patronal aboga por una transformación radical del instituto público de comercio exterior, que ha recortado su inversión en promoción

14 de marzo de 2013 (18:55 CET)

La espita se prendió en la última junta directiva de la CEOE. Un grupo de pequeñas organizaciones representativas de varios sectores de actividad solicitaron al presidente y al máximo órgano de gobierno que se abandonara de manera formal la colaboración que de manera histórica mantienen la gran patronal con el Instituto de Comercio Exterior (Icex). Las razones que avalan esa petición radican en la convicción de los patronos sobre la “escasa utilidad” del Icex para promover la internacionalización de las empresas españolas. De ahí que la patronal haya emprendido un camino alternativo: crear CEOE Internacional como un sucedáneo privado de la promoción económica de España en el extranjero.

Hasta la llegada de la crisis, el Icex, un organismo público dependiente del Ministerio de Economía, financiaba a diferentes organizaciones empresariales para que emprendieran actividades destinadas a promover la presencia de las compañías españolas en el exterior a través de ferias, congresos, misiones comerciales y otras modalidades de promoción. Con la llegada del recorte de los fondos públicos, el Icex ha reducido drásticamente esas asignaciones hasta un nivel en el que los perceptores consideran inoperativo para llevar a cabo las acciones en el exterior.

¿Servicios útiles?


“Entendemos que el ajuste llega a todos los ámbitos, pero en el Icex no se ha ajustado el gasto corriente, sino la inversión. Los empresarios ya entienden que los recursos públicos se reduzcan, pero no que los servicios del instituto no sirvan para nada”, afirma una fuente de la alta dirección de CEOE. El miércoles, la junta directiva decidió estudiar de forma colectiva las argumentaciones de las patronales sectoriales que expresaron la queja. De hecho, José María Lacasa, secretario general de la CEOE, es consejero del Icex, un cargo que la gran patronal estudiará si vale la pena mantener.

Algunos representantes empresariales mantienen posturas radicales: “Hay que cerrar el Icex”. La crisis, la necesidad de moderar el gasto público y su supuesta ineficacia forman parte del argumentario. “No quieren reducir el gasto corriente porque saben que supone reducir personal. Entonces recortan la inversión. Con lo cual, el organismo no sirve más que para mantener técnicos comerciales en embajadas y otros organismos que no resultan útiles al tejido empresarial”, asegura un miembro de la junta directiva consultado por Economía Digital. Con todo, CEOE negociará con la dirección del Icex a partir de las quejas de sus asociados.

Vía para financiar cámaras de comercio


Otra de las razones que pesan en la beligerancia de la CEOE con el instituto público es la sospecha de que el recorte en promoción exterior que se está produciendo acabe siendo una vía de financiación de las cámaras de comercio españolas, pendientes de una nueva legislación que les permita conocer cuáles serán sus vías de ingresos. “Ni hablar”, señala categórico el presidente de una de las sectoriales que critica la situación.

Mientras se acaba de dirimir la postura definitiva del empresariado español ante las políticas de promoción exterior del Gobierno, la CEOE ha impulsado su propio sistema de promoción exterior. “Se trata de una especie de Icex privado, que colaborará con las embajadas en cada país”, relata un representante de la alta dirección patronal.

Acuerdos en cinco países

Hasta ahora, CEOE ha cerrado acuerdos para tener presencia directa en países como Marruecos, Argelia, Chile, Brasil y Colombia. “Las empresas están encantadas, pagan por el servicio, pero cuentan con técnicos que les resuelven los problemas de verdad y no altos funcionarios que generan múltiple burocracia”, explican desde la patronal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad