Certificados de enfermedad masivos para paralizar el tráfico aéreo español

stop

Los controladores aéreos tensan el pulso con el Gobierno y se saltan la petición de “calma” de sus sinicatos de referencia

03 de diciembre de 2010 (18:55 CET)

El decreto del Consejo de Ministro de este viernes definiendo la jornada laboral anual de los controladores aéreos ya ha tenido contestación: a partir de las cinco de la tarda en las mesas de AENA se han empezado a acomular certificados de enfermedad en el centro de control de Torrejón, en Madrid. Un “abandono masivo” de sus puestos de trabajo tal como afirman fuentes de Fomento a Europa Press, que ha provocado que el gestor haya cerrado la mayor parte del espacio aéreo español. No vuela ningún avión salvo en Andalucía.

Ante esta situación, el ministro Blanco ha convocado un gabinete de crisis del que forman parte el secretario de Estado de Transportes, Isaías Táboas, el presidente de Aena, Juan Ignacio Lema, y el director general de Aviación Civil, Manuel Ameijeiras, para "valorar la situación y aplicar las medidas oportunas dentro de la legalidad", en palabras de las mismas fuentes.

Esta situación choca con la petición de calma hecho en rueda de prensa a las cinco de la tarde por el presidente del sindicato mayoritario de los controladores, el USCA, Camilo Cela. En su llamamiento ha hablado de la responsabilidad del colectivo “a pesar de esta agresión”, reconociendo que los ánimos estan muy exaltados y que los trabajadores van a actuar a título própio.

Decreto del Gobierno

Cabe recordar que en el texto del Gobierno dibuja una actividad aeronáutica anual que no excede las 1.670 horas, sin perjucio de la posibilidad de ser incrementada con horas extraordinarias hasta un máximo de 80 horas anuales. Además, desde AENA han señalado que "quien no acepte la letra de la ley, que recurra a los tribunales, pero si se ausenta del trabajo que se atenga a las consecuencias".

Esta semana los controladores ya habían provocado cierto caos por sus protestas, sobretodo en Galícia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad