Chez Cocó, el asador de BCN con acento francés

stop

Los propietarios de Casa Paloma reivindican la ‘rôtisserie’ para su nuevo restaurante

El director del restaurante, Enrique Valentí, el chef, Jordi Gotor, y el jefe de sala, Alfred Romagosa.

16 de abril de 2012 (17:02 CET)

Apenas lleva 15 días abierto al público pero el diseño de rôtisserie francesa del nuevo restaurante Chez Cocó, en el número 475 de la avenida Diagonal de Barcelona, parece que llevara varias décadas abierto. El diseño del afamado Lázaro Rosa-Violán parece tener la intención de simular que el espacio tiene historia y que por sus mesas han pasado estas últimas décadas relevantes personalidades de la ciudad.

Pero el restaurante Chez Cocó, un falso local anciano, supone la última apuesta de los propietarios del conocido restaurante Casa Paloma, ubicado a pocos metros. Las brasas del local en los tres asadores ubicados en la entrada, junto a un espejo restaurado del siglo XIX, dan la bienvenida a un establecimiento con aires de Provenza.

El pollo silvestre

El local pretende especializarse en pichones, patos, pintadas, codornices y cochinillos asados al estilo segoviano aunque el pollo asado tradicional ya se ha consolidado como el plato estrella del local. “Los traemos de Galicia, comen hierbas y son pollos silvestres”, explica Enrique Valentí, uno de los propietarios del local el jueves pasado en su presentación a la prensa.

A pesar de que el local tiene apenas dos semanas abierto, el pollo silvestre ya se ha convertido en el plato más solicitado y suele ir acompañado con patatas fritas auténticas. El plato, sin grandes invenciones pero de alta calidad, tiene un coste de 15 euros.

La terraza

El espacio mantiene una buena separación entre las mesas que lo convierte en un recinto discreto. Su terraza, pensada como un espacio con densa vegetación, es un lugar muy adecuado para un final de velada de copas y cócteles.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad