Cima avanza las elecciones en Fepime para no perder representación en Madrid

stop

La empresaria Maria Helena de Felipe toma fuerza para coger el relevo del empresario textil al frente de la patronal

El presidente de Fepime hasta el próximo 2 de julio, Eusebi Cima, en una imagen de archivo | ED

05 de junio de 2014 (21:48 CET)

Mes intenso en la Federación de Empresarios de la Pequeña y Mediana Empresa de Catalunya (Fepime). El hasta ahora presidente de la organización, el ejecutivo textil Eusebi Cima, ha decidido avanzar seis meses las elecciones patronales. La Asamblea General deberá elegir el próximo 2 de julio quién le releva en el cargo. El empresario asegura en declaraciones a este medio que el principal motivo de su decisión es preservar la representatividad de la organización en su casa madre, Cepyme.

La patronal adscrita a la CEOE renovará su junta antes de que termine el año. Fepime tiene asegurada una silla en la cúpula para su presidente, pero si hay un relevo en la territorial se podría quedar fuera de la directiva estatal, señala Cima. Como el empresario ya está de salida --los estatutos de Fepime le prohíben presentarse a la reelección y lleva 27 años liderando organizaciones empresariales--, indica que ha preferido avanzar los comicios en Catalunya por “responsabilidad institucional”.

Candidatura unitaria

Fepime no se escapa de la liturgia que rodea a todas grandes decisiones institucionales que se toman en las patronales del país. En este caso, son iguales que las de Foment del Treball. La candidatura única es casi una obligación en los comicios que sólo se rompe en contadas ocasiones. Nunca se llega a la primera silla de la institución empresarial sin antes ocupar una de sus vicepresidencias.

La actual junta directiva ya se ha empezado a mover para consensuar a un candidato para que sea ratificado en las urnas en cuatro semanas. Hay varios nombres en la terna, pero uno de los que cobra fuerza es el de la letrada laboralista María Helena de Felipe Lehtonen. Los miembros de Fepime señalan que aún queda tiempo llegar a un pacto, ya que el plazo para presentar candidaturas se cierra el próximo 23 de junio. Los consultados indican que esperan conseguir el acuerdo antes de la fecha límite.

La presidencia de Fepime es un cargo incompatible con otras organizaciones empresariales territoriales o sectoriales. Por lo que quedan fuera de la elección hombres como el presidente de la Cecot de Terrassa, Antoni Abad, o el de la Aeball del Hospitalet y Baix Llobregat, Manuel Rosillo. Dos pesos pesados de la patronal.

Consolidación

El futuro presidente de Fepime tiene ante si el gran reto de consolidar la patronal. Será el primero (o la primera) en liderar la organización tras la sentencia de finales del 2011 del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya que nombraba representativa a la organización. Es decir, que le daba los mismos poderes que Foment del Treball y la otra organización de pymes en Catalunya, Pimec, para sentarse en los principales órganos de decisión públicos tanto de temas empresariales (como el Consell Català de l'Empresa) como laborales (en materia de convenios).

La resolución abrió una vía de agua con Pimec que aún no está resuelta. De hecho, fue uno de los argumentos del distanciamiento a las patronales catalanas en su cuarto intento de fusión y ha sido motivo de batalla empresarial cuando se frustró la unión.

Plan estratégico

Cima ha nombrado representantes y se ha sentado en los órganos de decisión a lo largo del último ejercicio. Quien recoja el testigo en Fepime, deberá ratificar los nombramientos y desplegar a su propio equipo, tal y como reconoce el empresario textil. De hecho, señala que este ha sido otro de los motivos que le han empujado a avanzar las elecciones.

El futuro presidente de la organización también debe definir e implementar un plan estratégico para decretar cómo funciona la organización durante los próximos cuatro años. Fepime, la patronal que no dispone de página web, se tiene que modernizar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad