Entrada del Círculo del Liceo de Barcelona, club privado que comparte edificio con el Gran Teatro del Liceo. La nueva junta ofrece facilidades para captar nuevos socios. /CÍRCULO DEL LICEO

Un histórico club de las élites suprime la cuota de entrada

stop

El histórico Círculo del Liceo elimina la cuota de entrada para captar nuevos socios que garanticen su continuidad

Josep Maria Casas

Economía Digital

Entrada del Círculo del Liceo de Barcelona, club privado que comparte edificio con el Gran Teatro del Liceo. La nueva junta ofrece facilidades para captar nuevos socios. /CÍRCULO DEL LICEO

Barcelona, 17 de noviembre de 2018 (04:55 CET)

No todo el mundo puede ser socio de un club social de postín. Las cuotas de entrada suelen ser disuasorias: sólo al alcance de los ricos o de los muy ricos. Sin embargo, el Círculo del Liceo de Barcelona ha eliminado la cuota de entrada. No es que les sobre el dinero, sino que les falta socios para garantizar su continuidad.

El Círculo del Liceo es el club privado más antiguo de España. También es de los más elegantes. Su edificio y sus pinturas son una joya artística. Desde que se fundó hace 171 años, ha sido punto de encuentro de las élites barcelonesas.

En una carta dirigida a los socios, su actual presidente, Francisco Gaudier, les ofrece “una muy importante bonificación de la cuota de entrada” para amigos o familiares. Aunque no precisa la “bonificación”, fuentes de la entidad indican que se ha eliminado la cuota de inscripción.

Estas fuentes precisan que, hasta ahora, la cuota de entrada era de 4.500 euros. Insisten en que ya era una “ganga” si se compara con los 12.000 euros que cuesta hacerse socio del Círculo Ecuestre, los 25.500 euros del Real Club de Polo o los cerca de 30.000 euros del Real Club de Tenis Barcelona.

A diferencias de estos últimos clubs, entrar en el Círculo del Liceo ahora sale gratis, si bien se debe superar un filtro: es necesario estar avalado por socios de la entidad. Además, se debe pagar la cuota anual de poco más de mil euros, similar a la del Círculo Ecuestre e inferior a las del Club de Tenis (1.200 euros) o a la del Club de Polo (1.423 euros), según datos facilitados por estas entidades.

La junta de Francisco Gaudier

Gaudier indica en su carta que el objetivo es crecer en número de socios “sin perder el carácter exclusivo de la entidad y, al mimo tiempo, conseguir aumentar los ingresos”. De la junta de Gaudier forman parte, entre otros, el conde Javier Godó (editor de La Vanguardia), Ernestina Torelló (Cavas Torelló) o Eugenia Bieito (ex directora general de Esade).

Antes de las elecciones del pasado mayo en las que se impuso Gaudier, la candidatura rival liderada por José Daniel Barquero, director general de Eserp, advirtió de la peligrosa deriva económica del Círculo. Indicaron que en 2017 se registraron “pérdidas récord” de 113.181 euros que triplicaban las previstas en el presupuesto. Recalcaron que se cerró con números rojos todos los ejercicios desde 2011 salvo 2016.

Por esta situación, el Círculo ofrece facilidades a los nuevos socios. Desde octubre se han formalizado unas cincuenta nuevas inscripciones. Los socios suelen agruparse en peñas. La más numerosa es la llamada “Peña Actual”, que presidió Joaquim Calvo –expresidente del Círculo del Liceo y también del Real Club de Polo– hasta su fallecimiento el 14 de octubre pasado. De momento, nadie se ha postulado para presidir la peña que cuenta con más empresarios. Entre otros está Salvador Alemany (Saba), Juan José Brugera (Colonial), Sol Daurella (Coca-Cola), Mariano Puig Planas (Grupo Puig) o Joan Uriach Marsal (Uriach).

Elecciones al Club de Tenis Barcelona

El Real Club de Tenis Barcelona, otro de los clubes privados emblemáticos de la ciudad, celebrará elecciones entre este domingo y el lunes. Dos candidatos aspiran a suceder a Albert Agustí, que ostentó la presidencia en los últimos diez años: Werner Knuth, expresidente de Palex Medical, y Josep Jordi Cambra, director del grupo de odontología Cambra Clínic.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad