Colonial refinanciará de nuevo su deuda si no obtiene liquidez

stop

La inmobiliaria reconoce que la crisis del sector financiero y del mercado inmobiliario cierra el acceso al flujo de caja necesario para pagar su deuda, que en 2010 llegó a los 3.314 millones

El presidente (segundo plano) y el CEO de Colonial

09 de enero de 2012 (20:32 CET)

Colonial plantea que en 2012 tendrá que refinanciar de nuevo su deuda. En un folleto remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV), la inmobiliaria admite que una eventual nueva renegociación "podría ocasionar un impacto sustancial adverso en las actividades, los resultados y la situación financiera de Colonial".

A cierre de 2010, ejercicio en el que refinanció su pasivo, la compañía soportaba un endeudamiento neto de 3.314 millones de euros. Alcanzaba los 4.650 millones si se suman la vinculada a las filiales que tiene disponibles para la venta. Se trata de Colren, la de suelo y promoción de vivienda, y Riofisa, la de centros comerciales.

Según lo pactado con los bancos, la empresa vería incrementar en 300 puntos básicos el margen aplicable a su coste financiero en caso de que a cierre del ejercicio 2011 el ratio de su deuda sobre el valor de los activos superara el 50% y no hubiera realizado amortizaciones anticipadas del 10% del principal. En septiembre, dicho ratio se situaba en el 74,35% y no se había realizado ninguna amortización anticipada.

La inmobiliaria explica que el repago de la financiación se realiza "a través de flujo de caja y de la venta de activos considerados no estratégicos". Atribuye “a la actual crisis del sector financiero internacional y, en particular, del mercado inmobiliario en España” la falta de liquidez.

Dividendo

En la documentación enviada al supervisor del mercado, Colonial también asegura no poder predecir cuándo será "capaz de volver a repartir dividendo". La inmobiliaria no ha efectuado pago alguno a sus accionistas desde que en 2007 se fusionó con Inmocaral, sociedad de su ex accionista de control Luis Portillo.

La compañía afirma que ha asumido el compromiso frente a las entidades financieras de no distribuir dividendos durante toda la vida del préstamo participativo, que vence en 2010. Eso sí, sólo en el caso de que el ratio entre el valor de activos y el endeudamiento sea superior al 50%.

"Por tanto, la sociedad no puede predecir cuándo podrá ser capaz de volver a distribuir dividendos", añade Colonial, que además recuerda que un eventual pago de dividendos depende de otros diversos factores.

Bancos acreedores

En la actualidad, los bancos acreedores de la inmobiliaria controlan casi el 90% de su capital social, después de que ejecutaran las deudas de Portillo y se quedaran con su participación en la empresa y posteriormente realizaran un canje de deuda por títulos de la compañía.

En concreto, los tres principales accionistas con Royal Bank of Scotland (RBS), Credit Agricole y Commerzbank, con una participación de alrededor de un 20% cada uno, por delante del fondeo coral Partners (14,7%), 'La Caixa' (5,7%), Goldman Sachs (5%) y Banco Popular (4,5%).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad