Pere Viñolas y Juan José Brugera, consejero delegado y presidente de Colonial, respectivamente
stop

La socimi Colonial se desprende de activos no estratégicos por 441 millones de euros, que acaban en manos de Tristan Capital y Catalana Occidente

Carles Huguet

Economía Digital

Pere Viñolas y Juan José Brugera, consejero delegado y presidente de Colonial, respectivamente

Barcelona, 05 de octubre de 2018 (12:33 CET)

Colonial se deshace del lastre que adquirió con la compra de Axiare. La socimi catalana vendió este viernes una cartera de siete edificios de oficinas y un proyecto de construcción en Madrid por 441 millones de euros. "Se tratan de activos no estratégicos o que ya estaban en un punto excesivamente maduro para nosotros", explican desde la empresa.

La compañía dirigida por Pere Viñolas vendió seis inmuebles a Tristan Capital. Alejados del centro, suman 78.000 metros cuadrados y están situados fuera del distrito de negocios de Madrid: Campo de las Naciones, Josefa Valcárcel y Arroyo de la Vega, así como Agustí de Foxá, en el distrito de Chamartín.

Las ventas se enmarcan en la estrategia de Colonial de “focalizarse” en activos prime de máximo valor añadido, donde la demanda y el crecimiento de valor son más “notables”. Actualmente, el 77% de la cartera de la cotizada española se encuentran en zonas céntricas de Madrid, Barcelona y París, las tres ciudades en las que opera.

Colonial también vendió un activo "maduro" al fondo Real I.S.

El séptimo inmueble de la cartera abandona la órbita del grupo presidio por Juan José Brugera por una razón diferente. En el 30-32 de la calle de Alcalá, el activo cuenta con un contrato de alquiler a largo plazo con la Comunidad de Madrid, por lo que su ciclo de vida ya no encajaba en los planes de negocio de la empresa. Real I.S. es el fondo que gestionará el bloque a partir de ahora.

La venta de los siete edificios se ha realizado con una prima del 12% sobre la última valoración, según precisa Colonial en un comunicado.

Además, la sociedad también traspasó un proyecto de 20.000 metros cuadrados en la zona de Castellana Sur/Mendez Álvaro ubicado junto al parque de oficinas de 90.000 metros cuadrados que ya tiene en marcha. El comprador es Catalana Occidente, que recibirá las llaves del edificio una vez finalizado.

¿Y el suelo logístico de Axiare?

Viñolas se deshace así de los edificios heredados de Axiare que no encajaban con su estrategia. No obstante, mantiene el suelo logístico adquirido cuando el consenso del mercado en el momento de la OPA era que saldrían al mercado al ser Colonial una socimi especializada en oficinas.

El rendimiento de los activos hace que en las oficinas de la cotizada de origen catalán se replanteen desprenderse de los inmuebles. El ejecutivo ya admitió el mayo que estaba inmerso en una “reflexión profunda” para analizar “las posibilidades de crecimiento y sacar rédito de este suelo”. A diferencia de otros encuentros con periodistas, fue más enigmático al hablar de una transacción.

El dirigente cifró en 300 millones el suelo logístico heredado. Y la empresa ya conoce el rendimiento que este tipo de inmuebles es capaz de ofrecer. En las cuentas del primer trimestre, Axiare celebró un 100% de ocupación en sus edificios logísticos después de firmar contratos por 19.708 metros cuadrados con una renovación de alquileres de la mano de incrementos de precio de doble dígito.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad