Competencia autoriza la compra de Miquel Alimentació por parte del grupo chino Bright Food

stop

Distribución

Redacción

Ramon Miquel Ballart, propietario de Miquel Alimentació que ha vendido el grupo a la compañía china Bright Food
Ramon Miquel Ballart, propietario de Miquel Alimentació que ha vendido el grupo a la compañía china Bright Food

en Barcelona, 15 de septiembre de 2015 (16:39 CET)

Ya no hay trabas para que Miquel Alimentació pase a manos chinas. La Comisión Europea ha autorizado este martes al grupo alimentario chino Bright Food a comprar Invermik, que integra el grupo gerundense Miquel Alimentació, tras constatar que la operación, que  le fue notificada el pasado 12 de agosto, no planteará problemas de competencia en el mercado europeo.

Invermik comercializa bienes al consumo, tanto a nivel minorista como mayorista y también ofrece servicios de dinero en efectivo y servicios de transporte, fundamentalmente en España. Bright Food, que produce, procesa y distribuye alimentos, se hará también las filiales de Invermik Miquel Alimentació Grup, Miquel Alimentació Food Service, Miquel Alimentació Food Service Canarias, Miquel Alimentació Grup CM Canarias y Miquel Alimentació Grup Colombia.

Un grupo muy presente en Europa

Bright Food ya está presente en el mercado europeo, fundamentalmente a través de las compañías Weetabix, en Reino Unido, Diva, en Francia, Manassen, en  Australia y Salov, en Italia. También opera en Nueva Zelanda a través de la empresa Synlait y en Israel, a través de Tnuva.

El Ejecutivo comunitario ha concluido que "la adquisición propuesta no planteará preocupaciones de competencia porque las compañías no son activas en los mismos mercados" y, además, "los vínculos entre sus actividades en mercados relacionados son limitados y numerosos proveedores alternativos y clientes seguirán activos en los mercados" en los que ambas operan.

Una venta significativa

No ha transcendido el precio de la venta de Miquel Alimentació, que en 2014 facturó cerca de 900 millones de euros. La compañía, que este 2015 cumple 90 años, era hasta ahora propiedad de Ramon Miquel Ballart y su familia.

Con esta operación, Cataluña pierde a uno de sus principales grupos de distribución, dueño de los supermercados Spar y Suma, marcas como Gourmet y Micaderm y de empresas como Gros Mercat (de cash & carry) y Foodservice.

Después de la venta de Caprabo a Eroski en 2007 y la de Miquel Alimentació, el sector en Cataluña se queda sólo con dos grupos importantes, aunque muy volcados en el mercado catalán: Bonarea y Bonpreu.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad