Comsa Emte encalla al negociar con los bancos

stop

Los acreedores bancarios exigen a la compañía ajustes laborales para renegociar la deuda del grupo de los Miarnau y Sumarroca

Jorge Miarnau y Carles Sumarroca, Comsa Emte

13 de mayo de 2013 (21:40 CET)

La refinanciación de Comsa Emte está, por ahora, “muy verde”. Así de contundentes se muestran las fuentes conocedoras de la operación consultadas por Economía Digital sobre el proceso. Al grupo de infraestructuras y servicios se le acaba el tiempo para conseguir el pacto, ya que las entidades que participan en la operación se fijaron de límite finales de junio. Como mucho, según fuentes financieras, podrían negociar los últimos flecos justo antes de vacaciones de verano.

La compañía catalana, propiedad de las familias Miarnau y Sumarroca, intenta conseguir un pacto con la banca acreedora desde el último trimestre de 2012. Necesita un acuerdo para refinanzar unos 500 millones de euros de un crédito sindicado en el participan ocho entidades, según fuentes de la compañía. La operación también afecta a préstamos varios, líneas de financiación de circulante y otros créditos colaterales, según los mismos interlocutores.

Ajustes laborales

La presión de la banca acreedora para conseguir recortar los costes fijos de Comsa Emte y poner fin a las duplicidades que aún se arrastraban desde la fusión de los dos grupos (se firmó en 2009) ha sido el detonante de las últimas reestructuraciones laborales de la empresa, aseguran los sindicatos.

Los representantes de los trabajadores y la dirección de la compañía alcanzaron un acuerdo a finales de la semana pasada para los expedientes de regulación de empleo de varias sociedades de la división de ingeniería. Al final, la cúpula cedió en las condiciones iniciales que había marcado para los despidos. “La dirección está segura de que conseguirá la refinanciación a tiempo”, afirman los sindicalistas.

¿Principio de acuerdo?

Fuentes de los comité de empresa implicados en la última reestructuración señalan que la cúpula les trasladó que ya había llegado a un principio de acuerdo con siete de los ocho bancos que participan en la operación. “Nunca nos ha dado muestras de que este proceso se complique o que vayan a cerrar la compañía”, aseguran otros sindicalistas de Comsa Emte.

Incluso en la presentación de resultados de la empresa, los Miarnau y los Sumarroca anunciaron que el proceso estaba “muy avanzado”. También admitieron que irá acompañado de desinversiones que aún no se han detallado.

Los trabajadores del grupo recuerdan que no es la primera vez que la dirección no comparte toda la información del proceso. Aseguran que a ellos se les anunció que el pacto se firmaría a finales de marzo, pero un mes antes de esta fecha les comentaron que se dilataba tres meses más por la imposibilidad de llegar a un acuerdo a tiempo. Denuncian de nuevo la opacidad que mantiene la direccion del grupo en sus relaciones con la plantilla. La firma está presidida por José Miarnau y su vicepresidente es Carles Sumarroca.

Administraciones

Los representantes de los trabajadores apelan a la responsabilidad de las Administraciones que trabajan con Comsa Emte para que el proceso llegue a buen puerto. El grupo da empleo a unas 4.500 personas en toda España.

Los portavoces de la compañía ha declinado hacer declaraciones sobre el proceso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad