Concursos de acreedores cerrados en falso: la 'cruz' de los juzgados mercantiles

stop

QUIEBRAS

28 de enero de 2014 (21:11 CET)

Martinsa Fadesa se encuentra al borde del precipicio. La inmobiliaria se ha visto incapaz de cumplir con la amortización de deuda --36 millones de euros, que representa un pago del 0,50% del total de los 7.000 millones de pasivo-- que preveía el convenio alcanzado con sus acreedores en 2011. La situación arroja a la compañía a las puertas de la liquidación --por ahora, la evita gracias a una cláusula del propio acuerdo con la banca--.

El caso de la inmobiliaria no es una rara avis. Los juzgados mercantiles de España sufren el fenómeno de los concursos de acreedores cerrados en falso. Se trata de empresas que han logrado superar la quiebra pero que se han visto incapaces de cumplir con el plan de viabilidad. Los expertos consultados por Economía Digital afirman que los casos así se multiplican.

Entorno macroeconómico

La abogada Antonia Magdaleno, administradora concursal que ha liderado grandes procesos como el propio de Martinsa Fadesa o Reyal Urbis, da su punto de vista. “Los planes de viabilidad que se diseñaban sobre todo al inicio de la crisis esperaban un escenario mejor. El entorno macroeconómico ha demostrado ser peor que las previsiones”, indica la letrada. 

La caída no ha sido de golpe. Muchas aprobaron los convenios entre 2008 y 2010 pero no ha sido hasta dos años más tarde que han empezado los problemas. “Muchos convenios incluyen años de carencia con los acreedores. Los problemas empiezan cuando hay que afrontar las primeras amortizaciones”, explica la abogada de Jausas Legal, Maria Elisa Escolà.

Caída de consumo

¿El problema es entonces que los acreedores no aceptaron quitas mayores? El magistrado titular del juzgado número 3 de lo mercantil de Barcelona, José María Fernández Seijo, apunta que en muchos casos la dificultad es la caída de ingresos de estas firmas. “El pacto con los acreedores se hace de acuerdo con lo que se esperaba que podían ganar estas compañías”, añade el magistrado.

“No hay consumo y eso ha condenado a cientos de pequeñas y medianas empresas. No obstante, el caso ha sido especialmente grave en la inmobiliarias. Cuando se firmaron los convenios, se pensaba que el precio del metro cuadrado no podía caer más. Los años sucesivos han demostrado lo contrario”, apunta el abogado de Gómez Acebo & Pombo, Daniel Irigoyen. El experto en derecho mercantil apunta que algunas empresas han intentado llegar a acuerdos con los acreedores para intentar incumplir o posponer el convenio pero la ley es por lo general poco flexible. 

Los nuevos concursos

Con este panorama parece que las firmas que han ido trampeando como han podido pero que finalmente han declarado recientemente el concurso de acreedores tienen más posibilidades de salir adelante. Nada de eso. Antonia Magdaleno reconoce que la economía parece haber llegado a un punto de inflexión pero indican que estas firmas llegan al proceso mercantil exhaustas.

En muchos casos no hay más remedio que pedir la liquidación inmediata. “Las posibilidades de alcanzar un convenio son pocas”, concluye.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad