Daurella declara como imputada en Zaragoza

stop

Todopoderosa en apuros

Mas y Daurella, en un acto de la antigua Cobega celebrado en 2010

03 de noviembre de 2015 (17:16 CET)

La empresaria Sol Daurella, una de las mujeres más poderosas de Cataluña, jefa de CocaCola en Europa, está en apuros en Zaragoza. A raíz de una denuncia de los trabajadores de la antigua planta de Cacaolat en Aragón, Daurella fue imputada y ha ido a declarar este martes como querellada.

Cobega --perteneciente a Daurella-- compró Cacaolat en 2012, cuando estaba en concurso después de la quiebra de Nueva Rumasa. Este martes también han ido a declarar Víctor Rufat, director general de Coca-Cola Iberian Partners y cuya firma aparece en la adjudicación de la unidad productiva de Cacaolat, y Francesc Lluch, director general de Cacaolat.

Tres delitos

El juzgado número 8 de Zaragoza admitió a trámite una querella que presentaron en diciembre pasado 55 exempleados de la factoría de Utebo por la posible comisión de delitos de estafa procesal, administración desleal y contra los derechos de los trabajadores.

Según informó la UGT, los querellantes se unieron tras el segundo expediente de regulación y el cese de actividad de esta compañía, el 5 de noviembre de 2013, ante el convencimiento de que existían indicios de delito en el cierre de la firma, dos años después de haberla comprado.


Y Vilarrubí


Se da la casualidad que la casa de Sol Daurella fue registrada la semana pasada por la Guardia Civil en el marco de la investigación por los negocios y el presunto cobro de comisiones de la familia Pujol, aunque no fue por vínculos de Daurella sino de su marido, Carles Vilarrubí, quien fue imputado por este caso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad