Del Rivero pagará más del 5% para refinanciar la deuda por Repsol

stop

PRÉSTAMO

Luis del Rivero, presidente del grupo Sacyr

04 de octubre de 2011 (19:31 CET)

Si no hay cambio de planes de última hora, Luis del Rivero volverá a reunir este miércoles a su consejo para terminar lo que dejaron inacabado el viernes pasado. Sobre la mesa está la estrategia en Repsol en plena división de opiniones en el seno de la compañía y, sobre todo, los avances en el proceso de refinanciación de los 4.900 millones de euros que Sacyr Vallehermoso debe por la compra en 2006 del 20% de la petrolera y en el que el grupo se juega su futuro.

Antes del 21 de diciembre, Del Rivero debe tener cerrada la negociación, pero los bancos ya le están haciendo saber que será dura y cara para el grupo constructor y de servicios. En el mercado se especula con que Sacyr tendrá que pagar al menos 300 puntos básicos de diferencial sobre el Euribor para conseguir que los acreedores le den la ampliación de tres años que Del Rivero ha solicitado para el préstamo.

“En los procesos de refinanciación de las inmobiliarias se están pagando entre 400 y 450 puntos básicos de diferencial sobre el Euribor. En el caso de Sacyr, el tamaño de la operación y el valor estratégico del activo --Repsol-- pueden reducir esa brecha como mucho 150 puntos”, aseguran en fuentes de unos de los bancos acreedores. Por lo tanto, con el Euribor en el 2,08% la constructora está abocada a pagar “más o menos el equivalente a lo que renta hoy el bono español a 10 años” --ayer cerró en el 5,13%--, señalan las mismas fuentes.

Aunque los contactos acaban de empezar y es una incógnita si Del Rivero podrá conseguir de Repsol más dividendo y desinversiones en las filiales que aligeren las condiciones de la refinanciación, las exigencias de los bancos liderados por Santander, Citi, Bankia y Calyon no son más que el reconocimiento de la cruda realidad de la compañía.

De hecho, al cierre del primer semestre de este año el tipo de interés medio del préstamo para la compra de Repsol era ya del 4,79% con un diferencial de unos 265 puntos básicos. Este tipo medio --era del 4,57% cuando terminó 2010-- lo pagó Sacyr con la acción a 23,88 euros a 30 de junio. Hoy vale 19,17 euros, un 28% menos respecto al precio medio de compra de Sacyr, de 26,71 euros.

En el peor momento

Este desplome supone que la banca va a exigir más garantías a Sacyr y precios más caros. “Hay 40 acreedores y entre ellos hay muchas cajas de ahorros que en 2006 nadaban en la abundancia y que ahora ya no tienen capacidad financiera. Sus posiciones habrá que redistribuirlas en el momento más difícil de la historia para el sector financiero español”, señalan en fuentes bancarias.

Para Del Rivero, cerrar la refinanciación es el mayor reto en su carrera como presidente de un grupo con un endeudamiento financiero bruto de 12.074 millones de euros que apenas se ha reducido un 4,7% en el último año y medio. El desplome de Repsol en bolsa ha puesto a la constructora al pie de los caballos y a los bancos en una posición ultradefensiva, máxime tras la batalla abierta en la petrolera tras la sindicación de acciones en Sacyr y Pemex.

Los bancos internacionales quieren amortizar el préstamo cuanto antes y cerrar una posición que califican de alto riesgo, especialmente Citi, que tiene comprometidos alrededor de 1.000 millones en el préstamo sindicado, una cifra sólo superada por Santander. Pero los bancos españoles, con los niveles de riesgo crediticio por las nubes, no están dispuestos a hacerse cargo ni de una mínima parte de lo que los bancos foráneos y las entidades nacionales no quieren o no pueden asumir. O sí, pero a unos tipos sensiblemente más altos.

Mensaje a Santander

Sacyr ha dejado caer que ha contactado con bancos brasileños, chilenos y chinos para sustituir en el préstamo a las entidades que quieran salir en diciembre. En el mercado se ha interpretado esta decisión como una llamada de atención a Emilio Botín para que se implique al máximo en la refinanciación y haga valer su posición de líder en la operación.

Santander es el líder del sindicato de bancos y podría no ver con buenos ojos que competidores directos en un mercado que el banquero cántabro considera esencial como Brasil entraran en una operación de este calado en suelo español.
Especialmente suena un nombre, el de Itaú Unibanco, que por tamaño --acaba de adquirir la división de banca minorista de HSBC en Chile-- es el segundo mayor del país tras el estatal Banco do Brasil y cuyo beneficio neto crece a ritmos del 9%, muy por encima del conjunto de los bancos occidentales. Es el gran competidor de Santander en suelo brasileño.

Propuesta de las cajas

Mientras, en el seno de Sacyr las cajas de ahorros Novacaixagalicia, Unicaja, Caja Murcia y Caja Ávila, dueñas de una participación conjunta y sindicada del 12,3% del capital, están ejerciendo de mediador para zanjar las disputas que la agresiva estrategia de del Rivero en Sacyr ha provocado entre los accionistas de referencia.

A la espera de que se relajen las tensiones entre el presidente por un lado y Juan Abelló Demetrio Carceller por otro, estas entidades financieras han solicitado también a Del Rivero que ponga en marcha un plan para reducir el abultado endeudamiento del grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad