Deloitte negocia con la banca extranjera de Pescanova tras la huida de RBS

stop

Santander, BBVA y Bankinter deciden si se integran o no en el 'steering committee'

Planta de Pescanova en Chapela (Pontevedra) / EFE

04 de junio de 2013 (22:00 CET)

Justo cuando Deloitte tiene prácticamente cerrado el crédito urgente de 55 millones que necesita Pescanova, un nuevo frente se abre para la administradora concursal. El descontento de la banca extranjera es patente. Tanto, que ya ha comenzado a mantener negociaciones bilaterales con varias entidades internacionales, con la esperanza de que no sigan los pasos del Royal Bank of Scotland (RBS).

La entidad británica se ha convertido en el primer banco que ha decidido, literalmente, huir de Pescanova.

Interés de fondos buitre

Según publicó Expansión, RBS se ha deshecho de toda la deuda que mantenía con la multinacional pesquera, que ascendía a 70,19 millones de euros. El banco habría vendido este préstamo a un fondo buitre con un descuento de en torno al 90%.

El Royal Bank, que pertenecía al núcleo duro de la banca acreedora (steering committee) se mostró reticente, ya desde antes de la entrada de Pescanova en concurso, a inyectar más crédito en la compañía.

Jornada de 'conference call'

Según apuntan diversas fuentes, esta podría no ser la única entidad internacional cuyo crédito pretenden ahora mismo distintos fondos buitre.

Ante esta situación, representantes de Deloitte mantuvieron este martes varias conference call con entidades extranjeras, dejando aparcada la reunión prevista con las principales acreedoras españolas.

Facturas falsas

Los problemas de la administración concursal con las entidades extranjeras no son nuevas. Este mismo lunes, Pescanova anunció que había llegado a un acuerdo con UBI Banca Internacional por el que se aseguraba el mantenimiento de sus pólizas de factoring (anticipos sobre sus facturas).

El banco italiano había decidido cortar el grifo del crédito a la compañía gallega al detectar que existieron facturas falsas. Si bien la multinacional logró llegar a un pacto con el banco, diversas fuentes indican que otras entidades, entre ellas una portuguesa, habrían decidido revocar sus acuerdos con la firma gallega.

Los últimos flecos del crédito urgente

Mientras Deloitte apacigua a la banca extranjera, BBVA, Santander y Bankinter estudian si entrar o no en el steering committee de los grandes acreedores. Este miércoles deben dar una respuesta definitiva.

La inyección urgente de 55 millones de euros se cerrará, previsiblemente, el viernes. La banca ya ha establecido sus condiciones y existe un acuerdo verbal, aunque resta firmarlo.

La marca Pescanova y la sede de Chapela (Pontevedra) se establecen como aval para ejecutar la inyección de liquidez, que se destinará a financiar circulante. Tendrá consideración de deuda privilegiada, con un interés de Euribor más 4%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad