Delphi se queda sin trabajo

stop

Los trabajadores del grupo se unen a nivel europeo para reclamar más producción en la división Powertrain

25 de abril de 2014 (21:34 CET)

Los trabajadores de Delphi se han unido a nivel europeo para evitar que la división Powertrain, dedicada a los componentes de la automoción, se quede sin producción. La carga de trabajo de la compañía se acaba y el comité de empresa intenta fijar un encuentro con la cúpula de la multinacional norteamericana para arrancarle un pacto de continuidad.

Entre las factorías afectadas por el fin de la producción se encuentra el centro de Barcelona, situado en la localidad de Sant Cugat del Vallès. En él trabajan actualmente 600 personas y sus encargos finalizan en 2016, según el comité de empresa. De hecho, en este ejercicio dejarán de fabricar uno de los dos productos del centro y se complica su continuidad.

Reestructuración en Catalunya

Dedicado a la producción de bombas de inyección para motores diésel, el centro de trabajo catalán se enfrenta ahora a un expediente de regulación de empleo (ERE) que se aprobó en 2013 y afectó a unas 171 personas. Aún quedan una decena de empleados para salir. “Lo harán en breve”, detalla el presidente del comité de empresa, José Antonio Morán (CCOO), en declaraciones a este medio.

La compañía realizó ajustes en 2008, 2010 y 2012. La plantilla se ha reducido de 1.100 empleados a 600 en los últimos seis años. Además, Delphi cerró la factoría que una filial del mismo grupo operaba en Cádiz.

Los empleados también denuncian que parte de los encargos se han trasladado a países con condiciones de trabajo más competitivas para el grupo.

Pérdidas

La caída de ventas del sector de la automoción ha lastrado los resultados de Delphi. Las plantas españolas trabajaban, básicamente, para Renault y Mercedes. La dirección ha optado por recortar la plantilla para atajar las pérdidas.

La factoría catalana sigue acumulando números rojos. En el último cuatrienio, el quebranto llega a los 45 millones de euros. Los fondos propios alcanzaron un saldo negativo de 52 millones de euros a finales de 2013. Delphi aún no ha presentado al Registro Mercantil las cuentas del año pasado, pero la previsión es que se cierre un año más en negativo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad