Derbi formaliza el despido de 98 trabajadores de Martorelles

stop

REESTRUCTURACIÓN

Los trabajadores de Derbi protestan ante el Palau de la Generalitat

15 de febrero de 2013 (19:47 CET)

El despido de 98 trabajadores de Derbi en Martorelles (Barcelona) ya es una realidad. La filial catalana de Piaggio ha registrado este viernes en la conselleria d'Empresa i Oupació el expediente de regulación de empleo (ERE) que afecta a los 98 empleados de la planta de motocicletas de Martorelles (Barcelona).

Por el momento, la reestructuración sólo afecta a la parte productiva. El grupo italiano mantiene a los 30 empleados de administración en la factoría catalana. Pero su futuro es incierto, afirma el presidente del comité de empresa, Diego Moriña (UGT). La cúpula de Derbi no ha confirmado si mantiene estos puestos de trabajo o, simplemente, quiere negociar en dos mesas distintas el despido de la parte productiva y el de los responsables de gestionar la compañía más tarde.

Resolución en 30 días

La dirección y el comité de empresa, controlado por UGT, disponen de 30 días para llegar a un acuerdo sobre las condiciones del despido. Los trabajadores calculan que se cerrará a finales de marzo, tras la resolución de la administración.

No creen que tengan problemas en obtenerla, el grupo está en pérdidas desde hace tiempo. De hecho, Piaggio amenazaba desde hacía dos años con cerrar la planta y en junio de 2012 la plantilla ya aceptó una regulación temporal para dar tiempo a buscar una alternativa industrial. Parecía que sería el grupo inversor Giba Holding, pero no ha llegado a buen puerto.

Alternativa industrial

El departamento liderado por Felip Puig ya se ha puesto manos a la obra para intentar salvar en tiempo de descuento a los trabajadores de Derbi. La conselleria está centrada en buscar una alternativa industrial para intentar evitar la pérdida de 98 empleos.

Puig ha cargado contra Piaggio este viernes, poco después de que presentara el ERE. Ha acusado a los italianos de “intransigentes” por “cerrarse en banda” a la hora de valorar los activos de Martorelles. Ha explicado que el acuerdo con Giba Holding no prosperó porque no alcanzaron un pacto sobre el precio. Puig también ha afirmado que su departamento intentó “hasta la extenuación” que Piaggio no echara el cierre. Pero, al final, han preferido prescindir de su centro productivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad