Un supermercado DIA Foto: EFE/JL
stop

La inversión de DIA en España se reducirá hasta cerca de 150 millones de euros en 2019, y la empresa prevé otros 300 cierres

Barcelona, 09 de febrero de 2019 (13:23 CET)

La cadena de supermercados DIA, que se encuentra al borde de la quiebra, reducirá "a la mitad" su inversión en 2019 para probar una nueva propuesta comercial con un proyecto piloto con el que pretende remodelar 100 tiendas en España, según se recoge en un informe de auditoría elaborado por KPMG.

Durante los últimos dos años, DIA arruinó a 525 de sus franquiciados (280 en 2017 y 245 en 2018), quienes a su vez han denunciado durante el pasado lustro que la multinacional española ha diseñado un esquema para exprimirles al máximo. Por si fuera poco, en 2018 la compañía perdió 352 millones de euros, según sus cuentas.

A las puertas de una catástrofe, cerrar el grifo de la inversión (por el momento solo en 2019) es una medida para responder a las malas nuevas. KPMG recoge que DIA "invirtió 312 millones en 2018" y que el objetivo para los próximos años es seguir invirtiendo, pero que en 2019 esta cuantía "se reducirá a la mitad".

Es decir, que este año se puede esperar una inversión total de DIA de unos 156 millones de euros. A los 525 cierres de los últimos dos años se sumarán unos 300 más, de entre los más de 26.000 establecimientos de la empresa en España, para elevar la cifra de franquiciados en ruina a más de 800 en tres ejercicios.

El nuevo plan estratégico de DIA

En el plan estratégico 2018-2023, otro documento publicado el viernes junto con el informe de resultados de DIA en 2018, se afirma que el volumen de inversión de cara al actual ejercicio será inferior a 200 millones de euros. El documento de KPMG lo confirma, aunque apunta a una cifra muy por debajo de esos 200 millones.

El informe del auditor también informa de los planes del grupo para reducir el consumo de plástico, para lo que inició un proyecto en la sección de fruta y verdura en España, cuyas conclusiones se extenderán posteriormente a otras categorías y al resto de los países donde opera, informó Efe.

El plan para reducir el consumo de plástico pasa por eliminar los envases de este material cuando su uso sea injustificado, sustituirlo por otros materiales y mejorar las tasas de reciclaje, además de "facilitar la venta a granel siempre y cuando las ventas y los niveles de desperdicio alimentario no se vean significativamente perjudicados".

DIA terminó el ejercicio 2018 con pérdidas de más de 350 millones, y anunció un expediente de regulación de empleo (ERE) en España que afectará a un máximo de 2.100 trabajadores.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad