Dogi mejora sus ventas pero sigue en pérdidas

stop

textil

Redacción

Una de las máquinas de la téxtil Dogi y, a la derecha, Eduardo Navarro, presidente de Sherpa Capital, fondo que compró la empresa en 2014
Una de las máquinas de la téxtil Dogi y, a la derecha, Eduardo Navarro, presidente de Sherpa Capital, fondo que compró la empresa en 2014

en Barcelona, 03 de agosto de 2015 (09:32 CET)

El grupo textil Dogi continúa en pérdidas, aunque el reflote al que lo está sometiendo Sherpa, el fondo que compró la empresa catalana el año pasado, está empezando a surgir su efecto y en este primer semestre ha perdido la mitad que en el mismo periodo de 2014.

Dogi tuvo unos números rojos de 1,11 millones de euros entre enero y junio, un 54% menos que en el primer semestre del año pasado, según los resultados que el grupo ha enviado este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La compañía facturó en esta primera mitad de año 22 millones de euros, cifra que supone un 28% más que en los mismos meses del año pasado. El resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó, ya que alcanzó los 239.000 euros, frente a los 939.000 euros de un año antes.

Mejor fuera, peor en España

El incremento de las ventas se ha debido, según el grupo, a las mejoras en las cifras de Elastic Fabrics of America, filial estadounidense del grupo. En cambio, las ventas en España no se recuperan y cayeron ligeramente respecto a la primera mitad de 2014, hasta por debajo de los 6 millones.

Dogi ha explicado que ha estado revisando todos sus procesos, logrando concluir con un plan cuya implantación se inició durante el segundo semestre de 2014 y seguirá en marcha durante este año, con el objetivo de optimizar su estructura y mejorar su posicionamiento competitivo.

Así, la compañía ha presentado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ante la autoridad laboral y ha acordado con el comité de empresa que afecte a 35 personas en la planta de producción española.

Ayudas públicas

Sherpa Capital compró Dogi en marzo del año pasado, salvándolo de una grave situación de tesorería. La Generalitat puso su granito de arena y ayudó a la entrada del fondo con un préstamo participativo de 2,25 millones de euros concedido en abril de 2014. Dos meses más tarde, en junio, avaló a la compañía con un millón de euros. Parece que de momento estas ayudas no terminan de rentabilizarse. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad