El Amazon chino prepara el terreno para comerse el mundo

stop

COMERCIO ELECTRÓNICO

Empleados de Alibaba celebran la salida a bolsa de la compañía / EFE

Hangzhou (China), 07 de noviembre de 2015 (13:50 CET)

El gigante chino del comercio electrónico Alibaba, que acapara tres cuartas partes de los intercambios en línea en la segunda economía mundial, quiere ahora extenderse al mundo entero, y planea comenzar este próximo miércoles, día 11 de noviembre. Se trata de una fecha, conocida como el Doble 11, para la que el propio grupo Alibaba creó en 2009 un festival promocional para fomentar el consumo en línea, el llamado "Día de los Solteros", que en 2014 registró en un solo día ventas por valor de 57.100 millones de yuanes (9.300 millones de dólares de entonces).

La edición de 2015, para la que incluso se ha puesto en marcha un sistema de garantías de autenticidad y calidad en el mayor de sus portales, TMall.com, el grupo quiere que sea su primer paso hacia su meta para esta década: el resto del planeta.

Una campaña mundial

Así lo anunció la compañía china recientemente en la multitudinaria presentación de la campaña, en su sede en Hangzhou, al este del país. En ella participaron diplomáticos de 39 países, entre ellos España, Chile, Colombia y Costa Rica.

"La globalización va a ser la principal estrategia de Alibaba en la próxima década", dijo el presidente ejecutivo del grupo, Zhang Yong (Daniel Zhang), cuyo equipo creó el evento en 2009, cuando él dirigía el entonces novedoso TMall.com, el portal de ventas en línea de empresas a consumidores, para el que inventó el Doble 11.

Zhang recordó cómo entonces decidieron que noviembre podía ser un buen mes para lanzar una campaña así, dada la demanda de nuevos productos en toda China por el cambio de estación, y su ubicación entre la "semana dorada" vacacional por el Día Nacional (1 de octubre) y la temporada navideña que ya ha calado en el país.

2.000 millones de personas

"Siete años después, el 'Doble 11' ya no es un reclamo de TMall, sino un día para los consumidores en China y en todo el mundo", aseguró, y afirmó que "la globalización del 11-11 debería ser el punto de partida para que nos convirtamos de verdad en una auténtica compañía mundial".

Así, Zhang fijó este 11 de noviembre como el pistoletazo de salida para el "sueño" de Alibaba de dar servicio a unos 2.000 millones de personas (un tercio de la humanidad) "en los próximos 10 ó 20 años".

Precisamente con ese objetivo de globalizarse, Alibaba nombró en agosto pasado como presidente no ejecutivo al canadiense Michael Evans, veterano directivo, durante dos décadas, de Goldman Sachs y responsable en Asia del banco de inversión. Evans, que ayudó al fundador de Alibaba, Jack Ma (Ma Yun), a sacar a bolsa Alibaba.com en Hong Kong en 2006, insistió en que "la globalización es una estrategia crucial para el crecimiento de Alibaba, hoy y en el futuro".

Impacto en el exterior

Para internacionalizar el 11-11 Alibaba trasladará esta vez su "cuartel general" del evento por primera vez a Pekín, desde donde la víspera calentará el ambiente con una gala televisada, mientras tratará de ofrecer más variedad de productos de todo el mundo que nunca.

"En China tenemos más de 300 millones de personas de clase media, y en 15 ó 20 años van a ser por lo menos 500 millones", destacó por su parte Ma: "es decir, que en 20 años vamos a tener un mercado equivalente a tres veces el consumo actual de EEUU, que hoy en día es uno de los principales motores del crecimiento mundial".

"La oportunidad para China y para el mundo es enorme", dijo, ya que "China no va a poder satisfacer por sí sola esa demanda", que exige cada vez más calidad, y está influida por la mentalidad de los más de 1.400 millones de personas nacidas después de 1980, "la generación de internet".

"Al contrario que en el último siglo, cuando se producían en grandes cantidades, a bajo coste, bienes estándar, ahora la gente no quiere productos estándar, quiere cosas únicas y buenas, que su producto sea lo mejor, no importa tanto el precio", aseguró. Ahí está la oportunidad, señaló, de llevar los mejores productos del mundo a la clase media china, y no sólo de acercar al mundo lo fabricado en el país asiático.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad