El Barça pedirá el archivo de la querella de Jaume Roures contra Sandro Rosell

stop

El club azulgrana defiende su inocencia y exige respeto por los ex presidentes y trabajadores de la entidad

Víctor Malo

Jaume Roures y Sandro Rosell comparten ponencia en un foro sobre fútbol celebrado en 2012 | FC Barcelona
Jaume Roures y Sandro Rosell comparten ponencia en un foro sobre fútbol celebrado en 2012 | FC Barcelona

en Barcelona, 05 de febrero de 2016 (21:21 CET)

El FC Barcelona ha salido al paso de las informaciones que este viernes han situado al club azulgrana en el centro de un nuevo proceso penal. El propietario y fundador de Mediapro, Jaume Roures, se ha querellado contra el Barça y contra su ex presidente, Sandro Rosell, por tres supuestos delitos de espionaje empresarial cometidos entre 2009 y 2011: un delito continuado de revelación de secreto empresarial, un delito continuado contra la intimidad de Jaume Roures y un delito continuado de hurto agravado

La lista de enemigos del Barça de Rosell y Bartomeu es interminable. Sin embargo, a juzgar por las fechas indicadas en el comunicado emitido por Mediapro, una parte de los hechos denunciados se habrían llevado a cabo durante el mandato de Joan Laporta, que finalizó en junio de 2010. Aunque en la querella no se hace referencia al abogado ya que, supuestamente, Rosell empezó a realizar estas acciones antes de ser presidente del Barça.

Este asunto lleva muchos años cociéndose a fuego lento. Economía Digital tenía información de que tarde o temprano saldrían estas acusaciones a la luz. Mediapro tuvo constancia hace mucho tiempo de los hechos ahora denunciados, y que deberán ser probados ante el juez siempre y cuando admita a trámite la querella criminal.

Defensa a Rosell

Mientras tanto, el club ha optado por emitir un comunicado en el que exige respeto para los ex presidentes, refiriéndose indirectamente a Rosell, y para la presunción de inocencia de los dos trabajadores del Barça implicados en el proceso: Robert Cama y Joan Carles Raventós. Roures asegura que Cama, entonces trabajador de Mediapro, cobraba un sobresueldo de Bonus Sport Marketing, la empresa de Rosell, a cambio de enviarle los e-mails confidenciales sobre la actividad de la productora. 

Asimismo, el club asegura que el Barça como entidad es completamente ajeno a los hechos que se denuncian y que, por este motivo, pedirá el archivo de la querella. Igualmente, la entidad se pone a disposición de la justicia para ayudar al esclarecimiento de los hechos.

¿Por qué ahora?

Fuentes del club consultadas por Economía Digital consideran que esta acción de Roures se lleva a cabo ahora con "resentimiento" por la ruptura del contrato por el que el Barça cedía la explotación de sus derechos audiovisuales a Mediapro. En el club entienden que si no se hubiesen ido con Telefónica nada de esto habría ocurrido y, teniendo en cuenta el buen negocio que ha hecho Roures con el fútbol, la única explicación que encuentran es el "mal perder" o la "venganza".  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad