El caso de la estafa a Luis del Olmo tiene un segundo acusado

stop

El locutor denuncia a un colaborador de Rogelio Rengel, ex editor de Don Balón, como supuesto colaborador necesario

El periodista Luis del Olmo

Barcelona, 15 de enero de 2016 (04:00 CET)

Un segundo acusado en un caso que nunca podrá olvidar. El periodista Luis del Olmo descubrió en 2011 que la persona a quién confió la administración de sus empresas, Rogelio Rengel, le vació las cuentas. Después aseguró que le había dejado "con cuatro duros".

En un principio, la familia de Luis del Olmo denunció a Rogelio Rengel y Francisco López Asencio, uno de sus colaboradores, pero el Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona únicamente dirigió acusaciones por presunta apropiación indebida y estafa documental contra el primero.


El segundo, en todo

Posteriormente, la acusación presentó recurso ante la Audiencia de Barcelona, que consideró que existen indicios que López Asencio podría conocer los hechos y, por este motivo, determinó que también se dirigieran acusaciones contra él como presunto cooperador necesario o, subsidiariamente, como encubridor, según apunta a Economía Digital el abogado Luis del Olmo González, hijo del popular locutor radiofónico.

Francisco López Asencio era "el segundo de Rengel en todo", el responsable de contabilidad de su asesoría fiscal y de la revista Don Balón, según precisa el abogado.


¿En qué se gastó el dinero? 

Rengel invirtió el dinero que desvió de las empresas de la familia Del Olmo, de amigos e, incluso, de uno de sus hijos a financiar Don Balón, una histórica publicación deportiva con 36 años de existencia que cerró cuando transcendió el escándalo.

Sin saberlo, Luis del Olmo estuvo financiando Don Balón durante cinco años.

En su declaración ante los Mossos de Esquadra, Rengel reconoció haber "desviado" tres millones de euros, pero fuentes cercanas a la familia Del Olmo elevaron el importe a cerca de 12 millones.

En estos momentos, el juez instructor está pendiente de que la Fiscalía presente el escrito de calificación para decidir sobre la apertura de juicio oral. Luis de Olmo quiere seguir adelante con el caso. Está en juego el dinero que ganó con su trabajo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad