Decenas de botellas de Coca-Cola vacías. EFE/Miguel Gutiérrez

El cóctel con el que Coca-Cola no logra combinar

stop

Coca-Cola European Partners estanca ventas ante la caída de su bebida estrella, que cae por encima del 7% en seis meses

Barcelona, 09 de agosto de 2018 (20:39 CET)

Que el consumo de Coca-Cola en Europa ha bajado en los últimos años no es ningún secreto. Que caiga más del 7% en solo seis meses, sí. La embotelladora de la popular bebida azucarada en el Viejo Continente estancó sus ventas y rebajó los beneficios ante una caída generalizada del producto estrella, que afectó especialmente a España, Portugal y Francia.

Las cifras del primer semestre revelan unos ingresos de 5.435 millones, idénticas a las del mismo periodo del año anterior, y recortó las ganancias desde los 489 millones hasta los 417 millones, el 6,5% menos. La razón: “La climatología en España, los nuevos impuestos a las bebidas azucaradas en el Reino Unido y una interrupción por parte de los clientes en Francia”, aseguran.

El cóctel fue demasiado para la compañía presidida por Sol Daurella y los ingresos cayeron el 6% en Iberia por el frío mes de junio y el 9,5% en Francia. Mercados como Alemania (+4,5%) y Gran Bretaña (+6,5%) sostuvieron el negocio impulsados por el resto de productos de la compañía, como las aguas y los zumos.

La Coca-Cola Zero no compensa la caída de la versión tradicional

Además, la apuesta por la Coca-Cola Zero sigue lejos de compensar la caída de la tradicional. “El universo de marcas Coca-Cola descendió el 5,5% a pesar de un crecimiento superior al 7% de la versión cero azúcares”, explican desde la cotizada. En cambio la bebida clásica se encogió “en la banda alta de un solo dígito”. La gama saludable todavía no alcanza.

A pesar del varapalo, la compañía mantiene sus previsiones de crecimiento para el global del año. Eso sí, con letra pequeña: "La estimación de crecimiento de ingresos excluye el impacto del incremento de impuestos". Es decir, que si decae todavía más el consumo en el Reino Unido, los ingresos serán peores a los esperados.

Para mitigar el impacto de las malas noticias, el Consejo de Administración acordó distribuir un dividendo trimestral regular de 0,26 euros por acción, que se pagará el 6 de septiembre a los accionistas que lo sean a fecha 22 de agosto.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad