El conflicto de Atento llega al Congreso

stop

Izquierda Unida presiona para que la Inspección de Trabajo medie en el conflicto

18 de junio de 2014 (20:01 CET)

El conflicto laboral del grupo Atento, centrado en ofrecer atención remota a los usuarios de telecomunicaciones, ha llegado al Congreso de los Diputados. Izquierda Unida ha reclamado al Gobierno que mueva ficha y dé instrucciones a la Inspección de Trabajo para que analice las presiones y amenazas que denuncia la plantilla y decida si toma cartas en el asunto.

El portavoz del grupo, Cayo Lara, ha usado una pregunta parlamentaria para cargar contra el “pésimo clima laboral” que viven los trabajadores debido al “constante e injustificado abuso de la potestad disciplinaria” de la cúpula de la empresa creada por Telefónica, según la denuncia de los empleados.

Nuevo sistema de trabajo

Los sindicatos del grupo reclaman que se abra una negociación para conseguir unas “condiciones de trabajo dignas”. Aseguran que están “cansados de aguantar presiones y amenazas que no llevan a ningún sitio”.

La plantilla de Atento quiere mejorar el tiempo administrativo entre llamada y llamada, que se les dé una formación adecuada a las exigencias que requiere su puesto de trabajo, un código de buenas prácticas en el sistema de ventas y que los variables que reciben se enfoquen a objetivos y no a penalizaciones. También persiguen que la dirección les reconozca la categoría de gestor, superior a las que ocupan actualmente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad