El conflicto entre Acciona y Agbar aflora en la operación de Aguas de Sabadell

stop

OPA VOLUNTARIA

11 de marzo de 2013 (20:28 CET)

La guerra judicial que mantienen Aguas de Barcelona (Agbar) y Acciona Agua tras la adjudicación de la gestión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) a esta última a finales de 2012 ha salpicado a otra operación que protagoniza la compañía presidida por Ángel Simón: la OPA sobre la Companyia d'Aigües de Sabadell (Cassa). El foco está ahora en el bufete de abogados Araoz y Rueda, los asesores del grupo de minoritarios que ha plantado cara a Agbar.

No es la primera vez que el trabajo de los letrados se pone en cuestión por su proximidad con la compañía de la familia Entrecanales. Es uno de los despachos profesionales con más prestigio en Madrid, según fuentes del sector, pero en 2007 ya vivió un conflicto de intereses en la pugna entre Acciona y el fondo Gala Capital por el control de Cesa Eólica. Entonces, Araoz y Rueda representaba el privat equity, pero se tuvo que retirar tras salir a la luz la estrecha relación entre Alejandro Fernández de Araoz y José Manuel Entrecanales. De hecho, el presidente de Acciona lo propuso para representar a la gestora de infraestructuras en el consejo de la constructora FCC.

Precio de la acción

Ya han surgido las voces en la compañía de aguas con sede en Sabadell sobre la relación entre Acciona y la oposición de los minoritarios a la OPA de Agbar. Aunque varias fuentes del sector más crítico con la operación de Simón defienden su postura en declaraciones a Economía Digital: no se oponen a la OPA, pero quieren “un precio justo” por los títulos que están en sus manos. Asimismo, niegan tener conocimiento previo de la vinculación entre Araoz y Rueda y la familia Entrecanales.

Esta es la primera vez que el bufete madrileño trabaja con accionistas de Cassa. Los abogados de cabecera de la empresa público-privada sabadellense son Jiménez de Parga, de Barcelona.

Consejo extraordinario

Este martes los accionistas de Cassa celebran una junta extraordinaria para debatir sobre la OPA. Simón tiene garantizado desde el primer día la venta de un paquete de títulos que corresponde al 22,86% del capital, el porcentaje que está en manos de los institucionales. Además, ya controlaba el 13,62% de la masa social, por lo que sólo necesita convencer al 14,52% de los propietarios para convertirse en accionista de control.

Los minoritarios aseguran que el informe del último trimestre de 2012 del Gabinete Técnico de Auditoría y Consultoría valoró el precio de los títulos entre 70 y 75 euros. Agbar ofrece 60 euros por acción; más de cinco euros por encima del precio de cotización de Cassa de este lunes, que se situó en 54,5 euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad